Acusan a un celador de un colegio católico de abusar de una nena de cuatro años

809

Un celador de un colegio católico de la localidad mendocina de Guaymallén fue detenido acusado de abusar de una alumna de jardín de infantes de cuatro años.

El abuso quedó al descubierto cuando la niña llegó a su casa y su madre descubrió que no tenía puesta la bombacha.

“La ´seño´ me la sacó, porque alguien me tocó”, dijo supuestamente la nena y de inmediato, su familia decidió radicar la denuncia, que desató un escándalo al estar involucrado personal de una escuela religiosa en un episodio de abuso sexual infantil.

De acuerdo con lo indicado, el abuso se habría producido en el baño del Instituto Leonardo Murialdo y se le atribuye a un hombre, de 48 años y que trabajaba como celador, el que fue imputado por el delito de “abuso sexual con agravado por acceso carnal y por la condición de guardador”.

Según trascendió, las cámaras de seguridad y el relato de la pequeña serían los elementos que tuvo en cuenta Cecilia Bignert, fiscal de Delitos contra la Integridad Sexual.

En medio de un estricto hermetismo, debido a que esta involucrada una menor de edad y tratarse de un delito contra la integridad sexual, se indicó que “se continuará trabajando con prueba pendientes, para luego resolver la situación procesal del detenido”.

Todo se inició cuando la mamá de la nena se sorprendió, al ver que su hija no tenía la ropa interior y al preguntarle, le respondió: “La ´seño´ me la sacó, porque alguien me tocó”.

Además, le habría contado que un hombre (llamó por su nombre al celador acusado) con fuerza la manoseó en el baño.

De inmediato, se supo que los padres empezaron a comentar lo ocurrido en un grupo de WhatsApp, al mismo tiempo que se efectuó la presentación judicial en la Oficina Fiscal de Guaymallén.

“La señorita (de la alumna abusada) está hecha pedazos. Ella es muy ordenada y cuidadosa con los chicos. Si ve que se demoran más de dos minutos en el baño, va a buscarlos”, destacó una celadora en la institución en entrevista con un diario local.

Frente a la conmoción por la denuncia, varias familias se acercaron hasta el colegio para exigir respuestas de las autoridades y esto derivó en la suspensión de clases en el nivel inicial, hasta que se conoció sobre la detención del celador, que fue aprehendido en su domicilio por efectivos policiales.