Bullrich avaló a los policías en el accionar del crimen del taxista

1275

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, avaló esta noche el accionar de los policías antisecuestros de la Policía Federal que intervinieron en el pago del rescate del taxista Alberto Sarubbi, que terminó asesinado por sus captores y resaltó la decisión del juez Daniel Rafecas de liberarlos.

«La verdad es que es una situación muy dura, pero por otro lado estamos muy agradecidos al juez Rafecas, porque los policías que estaban trabajando en una situación difícil no son los delincuentes que tiene que estar presos y eso el juez lo entendió bien independientemente de si hubo o no algún problema operativo», dijo.

En una entrevista con el Canal Todo Noticia (TN), Bullrich manifestó que «acá lo importante es poner las cosas en su lugar, y creo que Rafecas lo hizo» porque «la ley está de un lado y los delincuentes fueron quienes asesinaron a mansalva al taxista».

«Nosotros somos duros cuando la Policía es parte de un problema y es parte de un acto de corrupción. En este caso nosotros apoyamos a una policía en acción o ¿qué queremos?, que todos los policías digan mejor no hacer nada porque si hacemos algo vamos presos. No, esa no es la filosofía de este gobierno», definió.

Consideró que «si el mensaje» se les da a la Policía «es que frente a una situación de acción lo primero que hacen es meter preso a los policías en vez de a los delincuentes no va haber ningún policía que va a querer salir a la calle a trabajar como tiene que trabajar».

La ministra confirmó que la Policía Federal se enteró del secuestro de Sarubbi a través de un secretario del presidente Mauricio Macri, que tiene amistad con uno de sus hijos, pero dijo que los policías cuestionados no tenían ese dato.

«Al secretario de Macri, lo primero que se le ocurre es llamar al segundo jefe de la custodia del presidente, éste llama al jefe y ahí se entera el jefe antisecuestros y empieza el operativo. De ninguna manera los que salieron al terreno no tenían esa información», detalló.

Añadió que estos efectivos «en minutos se reunieron con los hijos (del taxista) y estaban haciendo el seguimiento del auto cuando de golpe aparece esta situación totalmente fuera de todas las pautas de un pago de un secuestro, con una persona que se mete en una ventanilla y genera una confusión que la policía no sabía si eran los cobradores o delincuentes que los iban a matar».

Explicó que «la brigada antisecuestros, que es un cuerpo muy profesional de la PFA, tuvo una situación totalmente inusual cuando estaba muy cerca de donde debía hacerse el pago uno de los delincuentes»

Precisó que el cobrador del rescate «se mete por la ventanilla del auto donde estaban los hijos de la persona asesinada, le saca todo inclusive un anillo y esto genera una situación en la que los policías que estaban ahí no sabían si era un robo, si se estaba haciendo el cobro, si los iban a matar».

Agregó que «ahí detienen a este menor que tenía además las llaves del taxi, es decir totalmente comprometido con el secuestro, y en el mismo barrio, no sabemos exactamente a qué hora, porque hay vecinos que dijeron que escucharon detonaciones antes, veinte minutos después llamaron al 911 y avisaron que asesinaron al taxista que habían secuestrado».

Respecto al asesinato, la ministra afirmó que «no solamente le pegaron tres tiros por la espalda sino que después, y hay testigos que lo dicen, el asesino se acercó y le pegó un tiro en la cabeza y lo remató. Con este tipo de delincuentes nos encontramos todos los días en la calle».

Sobre el hallazgo del taxi de la víctima, Bullrich contó que «lo encontró el jefe de antisecuestros a tres cuadras de donde detienen al cobrador». Puntualizó que «el asesinato se produjo a mil metros de ese lugar. Al taxista lo asesinan en un pasillo, la misma gente lo cuenta. La persona corría y corría, ya estaba herida y después lo rematan en un pasillo donde no estaba el auto, el auto estaba en otro lado».

Sobre la denuncia del fiscal federal Carlos Stornelli, quien pidió la detención de los cuatro policía porque dejaron de atenderle el teléfono, la ministra aseveró que «en primer lugar hay que decir que no hubo desobediencia de una orden, hubo una situación absolutamente inesperada».

«En segundo lugar -prosiguió- los policías fueron corriendo detrás del delincuente absolutamente violento en una situación hostil, en un barrio hostil. Detuvieron a la persona y esta les dice que el secuestrado está en este barrio, acá, a la vuelta, entonces salen todos a buscar a esta persona. Esa era la prioridad en ese momento». «La Policía pudo no haber llamado por unos minutos al fiscal, pero la Policía estaba en acción y acá pongamos las cosas en orden porque así debe funcionar un país», concluyó.