Un joven de 19 años continuaba este lunes internado en coma luego que el viernes fue baleado en la cabeza por un policía al que supuestamente quiso robarle el auto, en el barrio porteño de Villa Soldati, informaron fuentes policiales.

Sin embargo, la familia del muchacho, identificado como Maximiliano Ayala, denunció esta tarde en la puerta del Hospital Santojanni que se trató de un caso de «gatillo fácil» debido a que el efectivo le disparó por la espalda tras una discusión de tránsito.

Fuentes policiales informaron a Télam que todo comenzó el viernes, alrededor de las 13.30, en el cruce de Lacarra y avenida Gral. Fernández de la Cruz, cuando dos jóvenes que iban en moto interceptaron un auto con fines de robo.

En ese vehículo circulaba un policía de civil que dio la voz de «alto», por lo que los presuntos delincuentes intentaron escapar.
Según las fuentes, el inspector extrajo su pistola reglamentaria y efectuó un disparo que impactó en la cabeza de Ayala, quien cayó al piso gravemente herido.

El joven fue trasladado de urgencia al Santojanni, donde esta tarde seguía internado y los médicos diagnosticaron que tiene «muerte cerebral».
Los voceros agregaron que luego del disparo un grupo de vecinos se acercó al lugar y en el tumulto uno de ellos le sustrajo al efectivo el arma de fuego.

Si bien esa es jurisdicción de la comisaría 36ta. de la Policía Federal, como el implicado fue un integrante de esa fuerza, personal de Gendarmería Nacional realizó los peritajes correspondientes.

Por su parte, familiares de Maximiliano, padre de un bebé de tres meses, denunciaron en la puerta del centro asistencial un «caso de gatillo fácil».

«Lo máximo que queremos es Justicia porque es un pibe más que se va por el gatillo fácil», dijo a la prensa Belén, pareja del joven muerto.
Según la chica, su novio y un amigo fueron «a cargar nafta a la estación de servicio» en una moto y cuando estaban regresando a su casa apareció el efectivo, cuya identidad no fue dada a conocer.

«Los vecinos dicen que fue una pequeña discusión y cuando intentó subir a la moto este muchacho le pega un balazo por la espalda, no se presentó como Policía», agregó uno de los hermanos del muchacho.

Según los familiares de Maximiliano, el intercambio de palabras se originó por un problema de tránsito.

«No aparece el asesino, no nos quieren dar el número del juzgado, queremos saber de qué comisaría es, de dónde apareció esta persona, cómo puede ser que haya un asesino suelto matando gente», se quejó el hermano.

De acuerdo a su testimonio, «el amigo (de Ayala) está en un estado muy malo y sus familiares también por eso estuvo acá pero no aguantó y se tuvo que ir».

El hermano de la víctima pidió a quienes hayan visto «algo» que se acerquen y los «ayuden» porque «estas cosas no pueden pasar». Por último, el padre de Maximiliano reclamó a la Justicia que le digan la identidad del policía implicado en el hecho y si «está detenido o no».

«Cuando él le pega a mi hijo se quiere ir, sale la gente y lo agarra pero vino la jueza y el secretario. Ahora que mi hijo se está muriendo no viene nadie y nosotros no sabemos si está detenido», concluyó el hombre.