El hijo del médico cirujano Lino Villar Cataldo (61) aseguró hoy que las amenazas de los familiares del asaltante muerto por su padre durante un intento de asalto la semana pasada continúan, que son «cada vez peor» y que su vida y la de su familia «está arruinada».

En tanto, fuentes judiciales confirmaron a Télam que la Justicia de San Martín inició una investigación a raíz de las amenazas que realizaron los familiares de Ricardo Krabler (24) a través de las redes sociales.

Darío Villar Cataldo aseguró esta mañana a la prensa que tanto su padre, como el resto de la familia están «muy mal» y que las amenazas continúan y son «cada vez peor».

«Estamos muy mal, cada vez peor con las amenazas. Necesito tener bien a mi familia, las cosas siguen como antes, o quizá peor», dijo esta mañana uno de los hijos del médico cirujano.

«Hoy las cosas son diferentes y mi vida está arruinada. Seguramente esta gente va a tomar venganza, la madre cuando estuvo acá dijo que me iba a matar. Creo que lo va a hacer», agregó Darío, quien dijo que supone que lo quieren matar porque salió a defender a su padre por televisión.

Fuentes judiciales aseguraron a Télam que la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de San Martín, a cargo de Héctor Scebba, inició una causa por las amenazas que realizó uno de los hermanos del asaltante fallecido a la familia Villar Cataldo apenas ocurrió el hecho.

En una carta dirigida a su hermano, que escribió en su muro de Facebook bajo el nombre de «Druu de Lyberta» y que luego borró, el hermano de Krabler, a quien apodaban Nunu, prometió «hacer Justicia».

«Ese hijo de puta no tendría Q verte hecho eso pq te kito la vida así, 24 anios a 20 días d cumplir 25 est hijo d puta ya la va a pagar hermano t lo juro, se Q ai un Dios Q lo be todo y Q ase justicia» (sic), dice uno de los tramos iniciales de la publicación, acompañada por una foto de Krabler.

Y más adelante, añade: «Cuantas Kagadas t mandast y nunca t dejamos tirado y aora menos. ni vamos a parar asta Q est Gil la pages t juro hermano» (sic).

Como consecuencia de las amenazas, la secretaría de Seguridad bonaerense dispuso una custodia a la familia Villar Cataldo.

De todas formas, ninguno de los familiares pudo regresar al consultorio del médico, donde ocurrieron los hechos, por temor a recibir alguna agresión.

«Nosotros tenemos seguridad, ahora estamos bien con ese tema, pero esperemos a ver qué pasa más adelante», dijo Darío Villar Cataldo.