Daniel Oyarzún, el carnicero que mató a un ladrón en Zárate, habló luego de ser liberado y expresó sus sentimientos en la puerta de su casa.

«Lo único que quería era estar con mi familia. Estoy arrepentido, solo quería atraparlo y recuperar lo mío. Fue un impulso», expresó el carnicero ante la prensa.

En tanto, la madre de Oyarzún destacó que es «una sensación de alivio» que su hijo haya recuperado la libertad, y lo calificó como «una excelente persona».

«Siempre fue una persona de trabajo, como le hemos enseñado con mi esposo… Se puede, se puede salir adelante con voluntad, se necesita el apoyo de las autoridades para salir adelante y que se preocupen por la gente que trabaja», manifestó Norma, mamá de Oyarzún.

El argumento de la nueva defensa:

Los nuevos abogados particulares de Daniel “Billy” Oyarzún

aseguraron hoy que para ellos la muerte del delincuente fue “un accidente de tránsito”.

Así lo dejaron entrever hoy los abogados Ricardo Izquierdo y Micaela Van Lacke, al formular declaraciones a la prensa luego de la excarcelación extraordinaria con la que fue beneficiado su cliente.

“No sé si hay legítima defensa. Para esta defensa hay tres hechos con una continuidad, que nunca se interrumpieron, que fueron: un asalto, un seguimiento a los efectos de conseguir la participación policial y un desenlace con un accidente de tránsito”, dijo Izquierdo en la puerta de la casa de Oyarzún, en Zárate.

Izquierdo dio a entender que Oyarzún no fue quien embistió la moto con su auto, sino que la culpa de que el vehículo en el que escapaban los delincuentes se desestabilizara la tuvo el ladrón prófugo que venía atrás, como acompañante, que efectuaba disparos con una pistola calibre .380 y se bajó en movimiento.

“Según nos manifiesta Daniel, fue el que se bajó de la moto en marcha lo que provocó que la moto se desestabilizara y la caída del conductor. Mientras que él (por Oyarzún) con los frenos accionados no tuvo la forma para evitar el desenlace”, explicó el letrado.

Izquierdo aseguró que pese a que su cliente “frenó” y “no venía rápido” en el expediente hay una constancia de que existió un derrape en la frenada “que le imposibilitó a él evitar llevarse por delante al motociclista que estaba en el piso”.

Según el abogado, tal fue el estado de “inconsciencia” que atravesaba el carnicero al momento del hecho que “no escuchó ningún disparo”, pese a que “hay un cartucho y un proyectil en la carnicería de una pistola calibre .380, un arma de guerra” y que después, a lo largo del trayecto del seguimiento, se levantaron otras “seis” vainas de otros disparos efectuados por uno de los delincuentes.

El letrado dijo que Oyarzún “está consternado” y “procesando que de ser una persona normal pasó a ser una persona pública pese a que no quiere se público”.

“Él no intentó hacer nada que esté fuera de la ley, surgieron las cosas como surgieron”, agregó.

La otra abogada, Van Lacke, también afirmó que la nueva defensa no está pensando en la posibilidad de la legítima defensa o de la emoción violenta como estrategia de defensa.

Afirmó que no encasillaría el caso “en ninguna de las dos alternativas” y adelantó que en las próximas horas harán una serie de presentaciones, entre ellas, solicitar que Oyarzún amplíe su declaración indagatoria.

Van Lacke reconoció el trabajo del defensor oficial Flavio Águila por haber lo grado la excarcelación extraordinaria y por “haberle aconsejado en su momento a nuestro cliente que declare, lo cual fue algo que su señoría tomó como un elemento vital”.

Respecto a si en la excarcelación influyeron las declaraciones del presidente Mauricio Macri, quien ayer dijo que el carnicero debería estar con su familia mientras la Justicia resuelve su situación, Izquierdo dijo: “No. La jueza hoy nos manifestó que actuó en base a su íntima convicción como actúa cualquier magistrado. Yo quiero entender que el Presidente lo único que hizo fue una manifestación como un ciudadano más. El Presidente representa a otro poder y ese poder tendría que haber sido el encargado de evitar ese hecho”.