Un joven de 28 años resultó herido la madrugada del domingo tras ser golpeado en un boliche del barrio porteño de Palermo y su familia denunció que lo agredieron tres patovicas del local, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió alrededor de las 4, en el boliche Porto Soho ubicado en avenida Scalabrini Ortiz 1425, de esta Capital Federal, donde la víctima, de nombre Pablo, había concurrido junto con su esposa, su hermana y otros allegados para festejar el Día del Amigo.

Según la denuncia que hizo la hermana del joven ante el personal de la comisaría 25ta., todo comenzó cuando unos patovicas primero la empujaron a ella y la tomaron del cuello, a raíz de lo cual, Pablo salió en su defensa.

«Uno de remera negra la empezó a provocar y la apuntó con un láser. Vinieron los patovicas que la agarraron a ella del cuello y la arrastraron por todo el boliche», contó esta mañana a la prensa Karina, suegra de la víctima.

Al respecto, un hermano del joven, llamado Marcelo, contó que cuando lo iban sacando para afuera del lugar «uno gritó ‘¡a este mátenlo!'» y que apareció a uno «grandote que le pegó en la cara dos piñas y lo dejó inconsciente» tras golpear contra un auto estacionado.

Tras la golpiza, los agresores escaparon y hasta estas horas no había sido identificados, dijeron los informantes.

En tanto, cuando los efectivos de las comisaría 25ta. arribaron al lugar hallaron al joven tirado en el suelo e inconsciente, por lo que convocaron a una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME).

«Había una persona que intentó ayudarlo (antes de que llegaran los médicos) porque se estaba ahogando con la sangre y uno de los encargados del boliche salió y lo amenazó diciéndole que no se metiera», precisó Karina.

En tanto, Florencia, la esposa de la víctima, contó que ella no pudo ver bien toda la secuencia del hecho y agregó: «La Policía vino a los segundos pero no demoró a nadie, no los fueron a buscar porque se fueron para adentro (del boliche).»

Según las fuentes, la víctima fue trasladada primero al Hospital Rivadavia donde los médicos determinaron que no corre peligro de vida y quedó internado en observación.

Los mismos voceros añadieron que se estima que en las próximas horas el paciente será derivado a otro centro asistencial de su obra social y se espera que al recuperarse declare ante la Justicia. La causa, caratulada como «lesiones», quedó a cargo de la fiscal Correccional porteña 6 Josefina Minatta.