Tres policías heridos y tres detenidos tras el enfrentamiento con manteros en Flores

949
Télam

Unos 100 manteros desalojados en el barrio porteño de Flores cortaban este mediodía la calle Avellaneda, desde su intersección con la Avenida Nazca hacia el oeste, en protesta por el operativo realizado en la víspera por efectivos de las policías Metropolitanas y Federal, que hoy permanecían en la zona y en el marco de nuevos incidentes detuvieron a un hombre de unos 30 años por arrojar piedras a los uniformados.

Hacia el final del día, fuentes policiales informaron a Online911 que el saldo del día arrojó tres detenidos y tres agentes detenidos.

«Los manteros marcharon varias veces por la Avenida Avellaneda exigiendo a los comerciantes de la zona que cierren sus locales bajo el argumento de que ‘trabajamos todos o no trabaja nadie'», aseguró a Télam un vocero del ministerio de Justicia y Seguridad porteño.

En el marco de los incidentes los policías también arrojaron gas pimienta a un mantero de origen africano, que no fue detenido y se retiró del lugar por sus propios medios.

Los policías mantienen desde ayer un vasto operativo de control a lo largo de 10 cuadras de la Avenida Avellaneda, desde la Avenida Nazca hacia el oeste, para evitar que los cerca de 500 manteros que tenían sus puestos en el lugar vuelvan a desplegar sus mercancías en las veredas y parte de la calle.

Esta mañana, en la zona, se registraron algunos incidentes entre manteros y policías que trataron de impedir sin éxito el corte de la Avenida Avellaneda, que en horas del mediodía permanecía interrumpida a la altura de Flores.

[huge_it_slider id=»54″]

Los manifestantes arrojaron piedras a los policías, pero los incidentes no pasaron a mayores y la protesta se prolongó con cánticos y reclamos, entre ellos el rechazo a la alternativa planteada por el Gobierno de la Ciudad para que se instalen en un galpón ubicado en Perón al 3.000, en el barrio de Once.

Omar Guaraz, vocero de la organización «Vendedores Libres» aseguró que el lugar es «extremadamente reducido para contener a los casi tres mil manteros que en los últimos meses fueron desalojados en distintos barrios porteños como Caballlito, Once, Flores y la Avenida Avellaneda».

En la mañana de ayer, el Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires, Luis Cevasco, aseguró que el operativo policial durará «lo que haga falta para evitar que se siga cometiendo una infracción a la ley: la venta ambulante».

«Desde el Ministerio Público Fiscal pedimos al Gobierno de la Ciudad que impida que se siga cometiendo esta infracción a la ley. El operativo es consecuencia de ese pedido y durará lo que tenga que durar para que la venta callejera cese», reafirmó Cevasco.

Según el fiscal, «la Justicia no investiga a los manteros sino a las organizaciones que los explotan» y estimó que «del futuro de los manteros se ocupará el Gobierno porteño a través de su Ministerio de Desarrollo Social».

«Lo que queremos es a todos los manteros adentro de una solución y no a unos pocos que puedan acceder a un galpón», dijo por su parte Guaraz.

«Creemos que el objetivo que tiene el Gobierno porteño al hablar de unos galpones no es solución, es deslegitimar todas las protestas que realizamos por falta de solución concreta», afirmó.

«Seguimos considerando que la única solución viable es la regulación de la actividad e impulsar el proyecto de ley presentado en 2012 por el diputado Alejandro Bodart,que apunta en esa dirección», señaló el dirigente de los manteros.

En la zona del conflicto, en el barrio de Flores, se encuentra instalado desde hace 20 años un centro comercial conformado por cientos de comercios dedicados, básicamente, a la venta de ropas y productos de mercería.