Una pata de pollo desencadenó una pelea a puñaladas

1438

La familia Miranda decidió disfrutar del fin de semana organizando un asado en su casa del barrio Pujol 2, en Puerto Madryn, pero la reunión terminó en una pelea a puñaladas que dejó heridos.

Gerardo Miranda estaba sentado en la mesa junto a sus hermanas, Sandra y Rocío. Gerardo tenía bastante hambre y le pidió a Alejandro, marido de Sandra, si le podía “gestionar” con rapidez “una patita de pollo”.

El asador no se dejó apurar, le solicitó tiempo a Gerardo y le dijo que se la llevaría al momento de estar lista. Tras ello, se fue a hablar con un vecino.

En ese momento, por algun rencor de vieja data, Rocío lo retó a su hermano Gerardo: “en lugar de comprarse un vino hubiera comprado algo para comer”, publicó Diario Jornada.

El hombre, herido por el reproche, reaccionó violentamente y le pegó con un palo en la cabeza. La mujer no se quedó atrás y le revoleó una mesa portátil en la cara.

El esposo de Rocío trataba de calmar en vano la situación cuando el parrillero regresó y se enteró de lo que había ocurrido. Inmediatamente, fue a hablar con Gerardo, quien aún “caliente” agarró un cuchillo y lo apuñaló. Su esposa Rocío intentó interceder, pero también terminó apuñalada.