Absuelven a un locutor acusado de abusar de una nena de ocho años

473

Los peritos sostuvieron que la víctima no fabulaba y que su relato era coherente, pero los jueces del Tribunal Penal de Oberá decidieron descartar la única prueba científica del expediente y absolvieron por el beneficio de la duda al reconocido locutor Alejandro Pascual “Cacho” Santandrea del delito de abuso sexual contra una nena de ocho años.

La fiscal del Tribunal había pedido en su alegato que el locutor, voz oficial de la Fiesta Nacional del Inmigrante de Misiones durante tres décadas, fuera condenado a trece años de prisión efectiva por considerar que el ataque sexual contra la nena estaba probado. Los defensores insistieron en la inocencia del imputado,publica el diario Clarín.

Los jueces Lilia Avendaño, José Pablo Rivero y Jorge Erasmo Villalba dieron a conocer la parte resolutiva de la sentencia a la hora de la siesta. Tienen una semana para elaborar los fundamentos del fallo, que la fiscal podría apelar ante la Cámara de Casación.

La investigación comenzó el 19 de agosto de 2013, cuando una mujer que reside en el barrio Villa Gunther se presentó en una comisaría y contó que su hija de ocho años había sido abusada sexualmente tras ser llevada por Santandrea mediante engaños hasta el interior de su casa.

Según la denuncia, en la mañana de aquel día, la víctima llegó hasta la casa del hombre como muchas otras veces para realizar pequeñas tareas domésticas a cambio de comida o unos pocos pesos. Su hermana, de trece años, se había dirigido a otro domicilio cercano también en busca de algo que ayudara a paliar la difícil situación económica por la que atravesaba su humilde familia, que vive en la zona periférica de la ciudad.

Según afirmó la menor de las hermanas, Santandrea la llamó y le pidió que se bañara. Luego, aseguró, la condujo a una habitación, donde la obligó a realizarle sexo oral y la manoseó.

Ese mismo día, la víctima le contó lo sucedido a su hermana y a su madre. Por la noche, las tres hicieron la denuncia en la Comisaría de la Mujer, donde la nena dio detalles de la habitación y del baño de la casa de Santandrea, características que corroboraron los investigadores al allanar la propiedad y detener al locutor.

La situación del acusado pareció complicarse cuando la víctima declaró en Cámara Gesell y relató lo sucedido: los peritos concluyeron que había sido abusada y que no fabulaba. La prueba debió repetirse porque la entrevista no había sido presenciada por los defensores, pero en una segunda entrevista la nena contó lo mismo.

Durante la instrucción de la causa, los abogados hicieron todo lo posible para evitar que el caso llegara a juicio oral. Y lograron que el locutor recuperara la libertad mientras duraba el proceso. Ayer todo terminó en absolución por el beneficio de la duda.