Sigue el misterio por el caso del torso que apareció en Balvanera: creen que sería un extranjero

870

El hombre que a fines de diciembre apareció descuartizado en un contenedor de basura en el barrio porteño de Balvanera aún no pudo ser identificado, su torso permanece sin ser reclamado en la morgue judicial porteña y los investigadores enviaron sus fichas dactilares a Interpol, ya que se presume que se trata de un extranjero.

Fuentes policiales y judiciales informaron que a 35 días del hallazgo en el basurero de la calle Sarandí al 200, todavía no aparecieron la cabeza y las piernas de la víctima.

El caso es investigado por el fiscal Marcelo Romá, de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 13 y por detectives de la División Homicidios de la Policía Federal Argentina. “Sin identificarlo no podemos avanzar”, dijo uno de los pesquisas.

Los peritos lograron extraer las huellas digitales de las manos del cadáver y esas improntas dactilares fueron cotejadas con las principales bases de datos: el Sistema de Identificación Automatizado de Huellas Dactilares (Afis, según sus siglas en inglés), de personas con antecedentes, y el Sistema Federal de Identificación Biométrica para la Seguridad (Sibios), con contiene los datos de 40 millones de ciudadanos volcados en el Registro Nacional de las Personas.

En ninguna de estas bases de datos estaban registradas las huellas de este hombre, por lo que ahora el fiscal Romá envió un juego de fichas a Interpol Internacional, ante la posibilidad de que allí se lo pueda identificar.

“Creemos que es un extranjero. Por eso no está registrado en Argentina”, reveló otro de los investigadores consultados.
De acuerdo a la descripción que hicieron los forenses de los restos del cadáver se trataría de un hombre de entre 40 y 50 años con «piel trigueña», que no tenía tatuajes o señas particulares que ayuden a su identificación.

La víctima presentaba varias puñaladas de carácter vital y los forenses determinaron que fue descuartizada post mortem.

El torso estaba envuelto en una bolsa de plástico y conservaba los brazos y las manos, pero tenía seccionada la cabeza y las piernas, que aún no aparecieron ni el ámbito de la Capital Federal ni en el interior del país.

Tampoco encontraron los detectives de Homicidios alguna denuncia por paradero de persona que encaje con la descripción de este torso, que permanece conservado en la morgue judicial del Cuerpo Médico Forense en la calle Junín 760, según confiaron las fuentes.

El hallazgo se produjo el 29 de diciembre pasado, alrededor de las 8.30, en uno de los dos contenedores de basura ubicados a la altura de la calle Sarandí 269, entre Moreno y Alsina, a tres cuadras del Congreso Nacional y la comisaría 6ta., con jurisdicción en la zona, y a cuatro del Departamento Central de la Policía Federal.

El torso fue hallado por un cartonero que abrió los dos contenedores que están ubicados a metros de un supermercado de la cadena «Día %».

Al ver que había un cuerpo humano, el cartonero le avisó al encargado de un edificio de la cuadra que de inmediato le advirtió a otros vecino que llame de inmediato a la policía.

La data de muerte fue estimada en un lapso no mayor a las 12 horas antes del hallazgo.

Los detectives ya habían determinado que el camión de basura pasaba por esa cuadra alrededor de las 23, por lo que saben que los restos fueron dejados entre ese horario de anoche y las 8.30 de esa mañana cuando los descubrió el cartonero.