Un falso intento de fuga en Mercedes desató una crisis en Justicia

760

El 17 de diciembre pasado el flamante ministro de Justicia de Buenos Aires Carlos Mahiques visitó la cárcel de Mercedes, junto al intendente del distrito Juan Ustarroz y un amigo. El ingreso fue registrado, como indica el protocolo. Pero ese no fue el problema. En la recorrida los agentes le dijeron que habían frustrado una fuga, y hasta que habían encontrado dos uniformes penitenciarios.

Por esta denuncia Mahiques ordenó el pase a disponibilidad del director del Penal, pero tanto el subsecretario de Política Penitenciaria, César Albarracín, como la jefa del Servicio Penitenciario, Florencia Piermarini, se negaron al entender que se trataba de una denuncia falsa.

La decisión de Mahiques volvió a poner sobre la mesa las diferencias entre los funcionarios sciolistas y las nuevas autoridades. Albarracín y Piermarini volvieron a presentar la renuncia. «Dígale a Piermarini que junte sus cosas», le comunicó el ministro a Albarracín antes de la Noche Buena.

Los días siguientes, hasta el 27 en que se produce la fuga, el ministro no le firmó formalmente la renuncia a Piermarini. El Servicio funcionó sin autoridades. La madrugada del escape, a pesar de no estar más en funciones, fueron Piermarini y Albarracín quienes le avisaron al ministro lo sucedido.