Por suciedad y hacinamiento, prohiben alojar detenidos en el hospital penitenciario de Devoto

904

Un tribunal prohibió al Servicio Penitenciario Federal enviar detenidos con problemas de salud al hospital carcelario del penal de Villa Devoto, a raíz de las denuncias de suciedad y hacinamiento formuladas por la fiscalía especializada en violencia institucional (PROCUVIN).

La decisión fue adoptada por el juez de instrucción Manuel De Campos, después de que la Cámara del Crimen, con su conformación durante la feria judicial, hiciera lugar a una acción de «habeas corpus», ante el agravamiento de las condiciones de alojamiento de los detenidos en el nosocomio carcelario.

Los presos que deban ser tratados por sus dolencias deberán ser remitidos, con la correspondiente custodia y medidas de seguridad, a «hospitales extramuros», resolvió el magistrado.

La Sala de Feria de la Cámara del Crimen había ordenado solucionar los problemas de falta de higiene y de aislamiento que padecen los detenidos que son atendidos en el hospital del penal, al hacer lugar a una acción iniciada por la PROCUVIN y la Comisión de Cárceles de la Defensoría General de la Nación.

Los jueces de feria Marcelo Lucini y Alberto Seijas admitieron el habeas corpus ordenaron al Servicio Penitenciario Federal que subsanara las falencias denunciadas.

El 11 de noviembre del año pasado, una comisión de la PROCUVIN constató en el lugar las irregularidades y denunció que «el personal penitenciario les entrega un poco de detergente» a los detenidos para que ellos mismos se ocupen de la limpieza».

Se trata de pacientes enfermos y «sólo uno de ellos puede hacerlo por el delicado estado de salud en el que se encuentran los demás».

Hasta tanto no exista una constatación judicial del cumplimiento de las medidas dispuestas, el juez De Campos resolvió que los pacientes «que revistan criterio médico de internación» sean derivadas a hospitales extramuros, es decir a nosocomios públicos.

De Campos ordenó la clausura de la Sala I del hospital y determinó un «plan de obras de remodelación y acondicionamiento», que él mismo fiscalizará.

Los pacientes que necesiten asistencia médica ambulatoria (es decir sin internación) serán asistidos en «pabellones adecuados para las dolencias y tratamientos que pudieran requerir».