Detienen a diez policías por la muerte de un detenido en Chaco

788

Diez efectivos de la Policía de Chaco fueron detenidos en las últimas horas por la muerte de un hombre de 45 años que había sido detenido en la noche del pasado jueves 24 en un barrio de Resistencia y apareció muerto cerca del mediodía del día de navidad en un descampado de Cote Lai, a 67 kilómetros de la capital provincial.

El secretario de Seguridad del Chaco, Martín Nievas, confirmó que el caso se originó en vísperas de Navidad, cuando un hombre de 45 años identificado como Cristian Eduardo González fue detenido alrededor de las 20 en el barrio Provincias Unidas de Resistencia, por haber atacado con un martillo un automóvil de un vecino.

González fue detenido y conducido hasta la Comisaría Undécima de Resistencia, pero su cuerpo fue hallado sin vida alrededor de las 11 del viernes en un descampado a la vera de la ruta provincial 13, en cercanías a Cote Lai, una localidad ubicada 67 kilómetros al oeste de la capital chaqueña.

«No se sabe qué pasó desde ese momento hasta el otro día a las 11, que fue hallado el cuerpo», dijo Nievas durante un conferencia de prensa que ofreció esta mañana para anunciar la intervención de la Comisaría Undécima y que el Gobierno provincial se constituirá en querellante en esta causa que ya tiene a diez policías detenidos.

«Si se comprueba que estas personas detenidas, que son diez, tuvieron intervención en la muerte, lo que podemos decir es que lamentamos que haya una traición a aquel juramento que han hecho al momento de integrar la fuerza de seguridad», dijo Nievas acompañado por el jefe de la Policía, Ariel Acuña, el secretario de Derechos Humanos, Juan Carlos Goya, y el procurador general, Jorge Canteros.

La detención de los uniformados se produjo por testimonio de vecinos que detectaron la presencia del móvil policial de la Comisaría Undécima en inmediaciones al descampado donde se encontró el cadáver y fundamentalmente por los datos aportados por el GPS incorporado en la unidad, que «marcó el camino recorrido rumbo a Cote Lai», según el procurador general Canteros.

«Esto comenzó con un muerto en un descampado, pero el cruzamiento de las pruebas determina que ese muerto estaba detenido en la Comisaría Undécima y que hay que esperar la autopsia para determinar el horario de la muerte, pero todo indica que fue muerto dentro de la comisaría y arrojado», dijo el presidente del Comité Provincial contra la Tortura, Mario Bosch.

«Si hubiese muerto por causas naturales, enfermedad o un paro cardíaco, no esconderían el cuerpo y lo irían a arrojar a un descampado, sino que lo llevarían al hospital como naturalmente ocurre», agregó Bosch en declaraciones a Diario Chaco, al tiempo que sostuvo que «todo indica que fue muerto por accionar ilegal de las autoridades policiales».

Nievas, por su parte, explicó que la inmediata intervención a la sede policial fue dispuesta para «preservar pruebas y permitir la obtención de mayores datos a la investigación», que en principio fue caratulada como «muerte dudosa» pero que podría cambiar en las próximas horas a «tormentos y vejaciones seguidas de muerte».