El papá de Chiara deja Rufino para no cruzarse con los asesinos de su hija

976
Chiara Páez.

El padre de Chiara Páez, la adolescente embarazada de 14 años que fue asesinada a golpes en la ciudad de Rufino, anunció que abandonará la ciudad «para no cruzarse» con los asesinos de su hija.

Desde su cuenta de Facebook, Fabio Páez explicó que decidió irse a vivir a otra ciudad «por el bien» de sus «dos hijos menores, Delfi y Manu».

«Tengo miedo de cruzarme con alguno de los asesinos de mi hija y querer matarlos. Por eso me voy», señaló.

Chiara fue asesinada a golpes. Había sido vista por última vez el domingo 10 de mayo, alrededor de la 1.30, en las inmediaciones de la Escuela de Educación Técnica 286, cuando iba a la casa de unas amigas, con quienes nunca llegó a encontrarse. Apareció enterrada esa misma noche en la casa de sus abuelos, ubicada en San Martín al 800, de Rufino.

Según la autopsia, la joven de 14 años además estaba embarazada y tenía restos de Oxaprost -antiinflamatorio usado para abortar- en su cuerpo. Ese domingo, mientras los familiares de la joven, pobladores, y fuerzas de seguridad, realizaban rastrillajes para dar con su paradero, en la casa de Manuel se realizaba un asado, a metros donde estaba enterrada la adolescente.

Minutos antes del hallazgo del cadáver, Manuel se presentó junto con su padre en una comisaría local, confesó haber perpetrado el asesinato y quedó detenido.

También fueron detenidos la mamá del chico y su padrastro, pero ambos fueron liberados poco después por falta de pruebas.