En una semana comienza el juicio por nacotráfico al novio de Mónica Farro

498
Foto PSA
Juan Ignacio Suris, novio de la vedette uruguaya Mónica Farro, comenzará a ser juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal (TOF) de Bahía Blanca el próximo 4 de septiembre, junto a otros 10 imputados, acusado de liderar una banda que comercializaba drogas, informaron fuentes judiciales.
El tribunal a cargo de los jueces Juan Leopoldo Velázquez, Raúl Fernández Orozco y Beatriz Elena Torterola iniciarán el debate a partir de las 8.30 en la sala de audiencias ubicada en la intersección de las calles Chiclana y Lavalle, en el centro de la ciudad del sur bonaerense.
Junto a su novia Mónica Farro
Junto a su novia Mónica Farro
El debate se extenderá por el plazo de unos diez días y hasta sesionará los días sábados, precisaron las fuentes. Además de Suris (41) se encuentran detenidos su hermano Guillermo Martín y el resto de los imputados Gustavo Sequeira, Yolanda Corina Jiménez, Aníbal Mario Arce, Martín Cruz Ocampos, Tamara Brasilina Jiménez, Ezequiel Norberto Ferrari Reynoso, Fernando Alexis Bond Stork, Sandro Cristian Miranda y Juan Ramón Romero Miranda.
Suris, quien permanece alojado en el penal de Saavedra, fue apresado el 13 de enero del 2014 en el barrio porteño de Recoleta y tras su detención la Policía allanó el departamento de su novia Farro, situado en avenida Cabildo al 2500, de Belgrano, donde el acusado vivía mientras se encontraba prófugo.
Si bien el imputado, -que se hizo conocido públicamente por su relación con el financista Leonardo Fariña- negó vender drogas, el juez federal Santiago Ulpiano Martínez le dictó la prisión preventiva por el delito de «comercialización de estupefacientes agravada por la concurrencia organizada de tres o más personas».
El empresario está acusado de ser autor del delito de comercialización de estupefacientes previsto en el artículo 5 inciso C de la ley 23.737, figura agravada por la concurrencia organizada de tres o más personas. La pesquisa se inició el año 2012 y a partir de escuchas telefónicas -más de 2.000 horas- se intervinieron ocho teléfonos celulares que permitieron descubrir el accionar de la banda narco.
Suris negó ser el líder de una organización delictiva, denunció al personal policial que lo investigó y dijo que la policía le «armó» la causa en el marco de su declaración ante el juez. Una de las principales hipótesis que manejaron los investigadores es que la organización traficaba cocaína en forma líquida a través de botellas que simulaban contener agua y, una vez que la droga llegaba a Bahía Blanca, se la volvía a solidificar.
Además de esta causa el empresario está detenido en una causa por la venta de facturas apócrifas que al parecer se emitían a empresas fantasmas por servicios inexistentes.