Sigue prófugo el asesino de Pilar e investigan a policías

987
Foto Infojus

El hombre que está acusado de haber asesinado ayer a puñaladas a su ex pareja en la localidad bonaerense de Manzanares, pese a que tenía prohibido acercarse a ella, continuaba esta mañana prófugo, mientras que la Auditoría General de Asuntos Internos de la policía comenzó a investigar la actuación de todos los agentes que intervinieron en las denuncias previas al femicidio.

Fuentes policiales y judiciales indicaron a Télam que pese a que se hicieron varios allanamientos y decenas de efectivos policiales están abocados a su búsqueda, a 24 horas del hecho, el acusado Alberto Sebastián Moreno (26) seguía sin poder ser localizado.

“No tiene auto, no tiene celular y se hace difícil encontrarlo”, dijo hoy a Télam uno de los jefes policiales que participan de la búsqueda del presunto autor del femicidio de Maira Belén Morán (24).
La misma fuente indicó que “se le está siguiendo lo pasos y en dos oportunidades estuvo cerca de ser atrapado”.

Los investigadores ya descartaron que Moreno se haya escapado en tren porque la primera formación que pasó por Manzanares lo hizo una hora después del crimen, cuando la estación estaba repleta de policías que lo buscaban.
La policía no descarta que el prófugo esté refugiado en algún sitio o haya huido a pie o en bicicleta hacia alguna localidad vecina.

En tanto, a raíz de las declaraciones públicas que ayer hizo la madre de la víctima, Marilen Maldonado, cuando cuestionó la actuación policial y dijo que la muerte de su hija se podría haber evitado, el jefe Departamental de Pilar, comisario mayor Darío Lutte, inició un sumario administrativo y envió las actuaciones a la Auditoría General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad para que se evalúe lo realizado por todos los policías que tuvieron intervención en esas denuncias. “Cada uno de los efectivos nombrados por la familia y aquellos que hayan participado en alguna instancia de este hecho, serán investigados”, dijo a Télam una fuente policial.

Ayer, la madre de Belén dijo que el día anterior al crimen Moreno se presentó tres veces en su casa para amenazarla a ella y a su hija y les dijo que prepararan “tres cajones”, supuestamente para los cadáveres de ella, su hija asesinada y otro hijo discapacitado menor de edad.

Ante esa situación, la policía concurrió tres veces al domicilio y pese a que había una orden de restricción que le prohibía al acusado estar a menos de 500 metros de estas mujeres, la familia cuestionó que Moreno no haya sido detenido.

El femicidio ocurrió ayer alrededor de las 9.30 cuando Morán salió de la casa de su madre para ir a hacer un trámite en el marco de la denunciar contra su ex pareja y Moreno la encontró en el cruce de las calles Río Orinoco y Rodolfo de la Colina, de la mencionada localidad del partido de Pilar.

Según lo declarado por testigos, el imputado corrió a la joven, la alcanzó y comenzó a atacarla con un cuchillo.
El primer informe forense indica que la víctima presentaba varios cortes y puñaladas en las manos y los brazos -típicas lesiones de defensa-, pero que la herida mortal fue un profundo corte que la víctima tenía en el cuello.

Morán y Moreno iniciaron su relación hace cuatro años, tenían un hija en común y existían varias denuncias por violencia de género formuladas por la víctima.

La última fue del 20 de julio cuando la madre de Belén logró sacarla de su casa, que su hija vaya primero a un hogar de abrigo y luego se mudara a su propia vivienda. El Juzgado de Familia 1 de Pilar emitió una nueva orden de restricción de acercamiento, pero Moreno se mudó a 150 metros para continuar con el hostigamiento.