Finaliza la etapa de alegatos en el juicio por el crimen de Lucas González

242
La etapa de alegatos del juicio por el crimen de Lucas González, el adolescente asesinado a tiros en noviembre de 2021 en el barrio porteño de Barracas, finalizará hoy con la exposición de la defensa de uno de los 11 policías de la Ciudad acusados del encubrimiento del homicidio y de las torturas a dos de los sobrevivientes.

Fuentes judiciales confirmaron a Télam que la audiencia se realiza en la sala del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 25 porteño, ubicada en la calle Paraguay 1536 del barrio de Recoleta.

En la jornada de hoy está previsto el alegato de los defensores del oficial Sebastián Jorge Baidón (28), uno de los policías de la Ciudad acusados del encubrimiento del crimen de Lucas (17) y las posteriores torturas de Joaquín Zúñiga (19) y Julián Salas (19).

Biadón, quien se desempeñaba como chofer del principal Héctor Claudio Cuevas (50), está representado por las defensas técnicas de Valeria Corbacho y Fernando Lirman.

En la segunda jornada del debate oral, Jaoquín señaló a Biadón como el efectivo “tatuado” que lo esposó y lo acusó de haberle dicho “¿Así que sos de Varela, pedazo de villero? Mirá cómo mataste a tu amigo”.

“Es el muchacho que está ahí atrás. Tiene un sweater rojo. Le vi la cara porque se me acercó. Le vi un tatuaje en algún momento. Estaba vestido de bordó y negro. Cuando me trató mal, yo estaba boca abajo y me empezó a gritar a la cara”, indicó el joven en referencia a Baidón.

En su alegato, el abogado Gregorio Dalbón solicitó para el oficial 30 años de cárcel por el “encubrimiento” del crimen y por las “torturas” a las que sometió a Zúñiga.

“Sin orden judicial actuó, le dijo a Joaquín que dejara el celular, lo puso contra la reja y lo cacheó. Es el que le dijo a Joaquín ´de dónde sos, de Florencio Varela, sos un negro de mierda, te vamos a pegar un tiro en la cabeza´. Joaquín lo señaló con su dedo en la sala de juicio. Le dejó una secuela física y psicología que espero que la sentencia sea sanadora y pueda reconstruir su vida. Basta de estigmatizar a los chicos que tienen una visera”, sostuvo.

En la pasada jornada, el abogado Fernando Soto, defensor del inspector Gabriel Alejandro Isassi (42), el oficial mayor Fabián Andrés López, (48) y el oficial Juan José Nieva (38), los tres policías acusados del crimen de Lucas, pidió la absolución de los tres y afirmó que “obraron en cumplimiento del deber, en legítima defensa y sin ningún dolo previo de comprender un homicidio”.

“Ellos ejercieron legítima defensa. Isassi y Nieva pensaban que estaban habilitados defenderse en el cumplimiento del deber. Los disparos de López fueron por rebote, ejerce legítima defensa por terceros, no puso en riesgo las vidas, por lo que no puede haber tentativa de homicidio, no hubo delito”, sostuvo Soto, quien añadió que “no existe el concurso premeditado de dos o más personas, es decir, que no hubo un plan”.

En las anteriores audiencias expusieron los defensores de los policías de mayor jerarquía involucrados en el encubrimiento del hecho y las omisiones de torturas de los adolescentes.

Las defensas del comisario inspector Daniel Alberto Santana (53); de los comisarios Fabián Alberto Du Santos (52) y Juan Horacio Romero (51), y del subcomisario Roberto Orlando Inca (47), negaron las participaciones en el hecho y solicitaron sus absoluciones.

Antes ya habían alegado los abogados del comisario Rodolfo Alejandro Ozán (54), el subcomisario Ramón Jesús Chocobar (48), el principal Héctor Claudio Cuevas (50), y de los oficiales Daniel Rubén Espinosa (33), Ángel Darío Arévalos (34) y Jonathan Rubén Martínez (33), quienes pidieron también sus absoluciones.

En la misma audiencia, y a partir de las exposiciones de dos de esas defensas, los jueces Ana Dieta de Herrero, Daniel Navarro y Marcelo Bartumeu Romero ordenaron extraer testimonios y remitirlos a un juzgado de instrucción para que investigue la actuación que tuvo en el caso el jefe de la Policía de la Ciudad, Gabriel Berard.

Por otra parte, se espera que los jueces den a conocer el veredicto entre el 11 y 13 de julio, luego de las últimas palabras de los catorce imputados.

Según adelantó una fuente judicial, el veredicto se desarrollará en la sala principal de los tribunales federales de Comodoro Py, donde se realizaron las dos primeras audiencias del juicio.

Lucas y sus amigos fueron atacados a balazos el 17 de noviembre de 2021 cuando salieron de entrenar del club Barracas Central y regresaban a sus casas a bordo de un Volkswagen Suran.

En Iriarte y Vélez Sarsfield, los jóvenes fueron interceptados por un Nissan Tiida en el que circulaban tres policías de la Brigada 6 de la Comuna 4 de la Policía de la Ciudad que les hicieron señas para detenerse.

Como no tenían identificación policial, los chicos pensaron que podían ser ladrones e intentaron escapar, momento en que los efectivos les dispararon y un balazo impactó en la cabeza de Lucas, quien murió al día siguiente en el hospital El Cruce de Florencio Varela.