Prorrogan por un año la perimetral con tobillera de 300 km que Tablado tiene con el papá de Aló

226
La Justicia de San Isidro volvió a prorrogar, esta vez por un año, la perimetral con tobillera electrónica que le prohíbe al femicida Fabián Gerardo Tablado acercarse a menos de 300 kilómetros del padre de quien era su novia, Carolina Aló, a quien asesinó de 113 puñaladas en 1996, informaron hoy fuentes judiciales.

La resolución -a la que accedió Télam-, fue tomada por la jueza Gabriela Paladín, del Juzgado de Familia 5 de San Isidro, con sede en Tigre, y ahora deberá ser notificada a Tablado, quien, pese a ser repudiado y considerado persona no grata, está instalado en la ciudad misionera de Posadas.

En su fundamentación, la magistrada resolvió prorrogar la perimetral “atento las circunstancias del caso, la gravedad de la problemática canalizada en autos, los hechos denunciados en la presentación del 31 de marzo de 2023 y lo manifestado en la presentación a despacho, los antecedentes existentes, la proximidad de la fecha de vencimiento”.

Y dispuso: “Prohibir el acercamiento del Sr. Fabián Gerardo Tablado a 300 kilómetros del domicilio real del Sr. Edgardo Aló, sito en la localidad y partido de San Fernando, de su domicilio laboral, sito en Tigre, y a 300 kilómetros también de su persona, en todo lugar donde aquel se encontrare, por el plazo de 365 días corridos, a contar desde la efectiva notificación al victimario de la presente resolución”.

En el segundo punto dispositivo, la jueza Paladín le hace saber a Tablado que “deberá abstenerse de incurrir en todo acto de hostigamiento, perturbación e intimidación hacia el Sr. Edgardo Aló, ya sea en forma personal o por cualquier medio de comunicación y/o a través de terceras personas, bajo apercibimiento de ordenar medidas más gravosas”.

Es que el propio Aló contó hoy a Télam que hizo en los últimos meses dos denuncias, una porque sufrió vía internet “el acoso de una tía del chacal” y otra en la que denunció que en febrero de 2022 Tablado volvió a violar la perimetral al pasar por el Puerto de Frutos de Tigre.

A pesar de que Tablado ya cumplió todas sus condenas en causas penales, el Juzgado de Familia 5 de Tigre ordenó colocarle tobillera electrónica para que cumpla la prohibición de acercamiento al padre de Carolina, que el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) monitorea con dispositivos duales que detectan si alguna de las partes se acerca a la otra.

La Fundación Filipos, de carácter religiosa y de ministerio carcelario y hospitalario, es la que lo está ayudando en Posadas.

La presencia de Tablado en Posadas generó el mismo repudio que en otras localidades del interior del país donde pretendió asentarse a mediados del año pasado.

Desde su última salida de prisión -el 15 de diciembre de 2021-, el femicida se había ido a vivir a la ciudad cordobesa de Bell Ville, a la casa de una nueva novia.

Pero el 29 de julio, allí fue denunciado por sus vecinos, cuando escucharon una discusión que tuvo con su ahora expareja, que derivó la expulsión del denunciado del hogar, una perimetral y su mudanza a un hotel de la ciudad cordobesa.

Rota su nueva relación, Tablado le informó al juzgado su intención de mudarse a una vivienda de su familia en la ciudad de San Clemente del Tuyú, en el bonaerense Partido de la Costa, pero allí se hicieron marchas de repudio y fue declarado “persona no grata”, por lo que nunca pudo viajar.

Por ello, se asentó en un apart hotel de Cañada de Gómez, provincia de Santa Fe, el cual debió dejar tras una nueva manifestación popular en su contra realizada el 25 de agosto último.

Entonces, se fue a la ciudad de Gobernador Virasoro, en la provincia de Corrientes, donde su madre había alquilado un departamento, pero cuando el propietario supo quién iba a vivir, le rescindió el contrato, y Tablado también se marchó de esa provincia y llegó el 7 de septiembre del año pasado a la capital misionera.

El 27 de mayo de 1996, Tablado asesinó de 113 puñaladas a su novia Carolina Aló (17), en su casa de la calle Albarellos al 300 del partido bonaerense de Tigre y su condena fue a 24 años de prisión por “homicidio simple”.

Por amenazar a su exmujer y a su exsuegra mientras estaba preso, luego se le unificó una pena única de 26 años y seis meses que debía agotarse a fines de 2022, pero por distintos beneficios el cómputo de la condena se le redujo y se le dio por concluida el 28 de febrero de 2020, cuando abandonó la cárcel de Campana y se fue a vivir a la misma casa de Tigre donde cometió el femicidio.

Luego violó las perimetrales que tenía con Edgardo Aló y con sus hijas mellizas, y pasó otro año preso hasta que el 15 de diciembre de 2021 recuperó su libertad.