Disparan contra dos amigos del intendente de San Francisco cuando lo visitaban en el hospital

263

Dos amigos del intendente de la ciudad cordobesa de San Francisco, Damián Bernarte (52), fueron atacados a tiros cuando se encontraban en la puerta del hospital al que fueron a visitar al jefe comunal baleado y desde una moto les dispararon cuatro veces sin llegar a herirlos, informaron hoy fuentes judiciales.

El episodio ocurrió anoche, cerca de las 21, en la puerta del hospital Iturraspe, donde Bernarte se halla internado en terapia intensiva desde el domingo último, cuando fue baleado por otro hombre ya detenido, por lo que ahora se investiga si existe vínculo entre los dos hechos, añadieron los voceros.

El fiscal de instrucción de San Francisco Oscar Gieco manifestó esta mañana a la prensa local que los dos amigos del intendente se encontraban en las escalinatas externas del hospital conversando cuando dos personas en una moto «efectuaron cuatro disparos a quemarropa pero no dieron en el blanco».

El funcionario judicial precisó al canal 12 de Córdoba que los motociclistas no estaban con cascos, «llevaban capuchas y, sin mediar palabra, dispararon con un arma calibre .32».

«Dos disparos impactaron en la escalinata y dos en la pared. No hubo heridos», afirmó.

«Está claro que les tiraron a ellos, pero no les pegaron. Es muy extraño porque se trata de dos compañeros de fútbol del intendente que no participan en la política», dijo el fiscal Gieco, quien añadió que los dos amigos habían llegado al hospital para visitar a Bernarte cada uno por su lado y que se encontraron casualmente allí.

El sector externo del hospital donde se produjo el ataque está muy cerca de la sala de terapia intensiva donde se encuentra internado el intendente, a quien debieron operar y extraerle un riñón tras ser baleado el domingo.

«Estamos investigando el móvil», dijo el fiscal al ser consultado sobre si el hecho pudo tener que ver con lo ocurrido con el intendente.

En ese sentido, Gieco sostuvo que también se está investigando si en el hospital hay personas internadas vinculadas a casos de «narcomenudeo y robo de motos», ya que San Francisco es una ciudad «caliente», que limita con Frontera, Santa Fe.

Tras efectuar los disparos, los motociclistas se dieron a la fuga hacia Frontera, por lo que la Justicia ordenó peritar las filmaciones de las cámaras de seguridad para tratar de identificarlos.

El ataque al intendente ocurrió en las primeras horas de la madrugada del domingo cuando Bernarte se retiraba de un festejo por el Día del Empleado Bancario y, en momentos en que iba a abordar su auto, fue interceptado por un hombre que le disparó con un arma calibre 22, que aún no fue hallada.

Por el hecho fue detenido y acusado el odontólogo Carlos Lucato (52), cuya esposa trabaja en la intendencia con Bernarte, dijeron los voceros.

Las fuentes dijeron que tras balear al intendente, el agresor se apoderó de un bolso que éste llevaba en el baúl del auto, cuyo contenido es materia de investigación.

El sindicado autor del hecho está detenido y todavía no fue indagado por el delito de «homicidio en grado de tentativa agravado por el uso de arma», aunque su abogado defensor aseguró a Télam que niega haber cometido el ataque.

No obstante, de acuerdo a la investigación preliminar, el odontólogo habría sido el autor de los disparos por una cuestión «personal y privada», según manifestó el fiscal Bernardo Alberione, a cargo de la investigación.

Tras ello, siempre según los voceros, Lucato se fue a bailar a un boliche, por lo que fue localizado y detenido cuando regresó a su domicilio.

En tanto, luego de recibir el balazo en la zona abdominal, el intendente pidió ayuda a unos vecinos, quienes lo trasladaron nuevamente hasta el salón del evento del que se acababa de retirar, donde recibió asistencia hasta que llegó el servicio de emergencia.

Mientras era atendido, Bernarte mencionó el apellido de Lucato como el del atacante y a partir de esos datos fue primero detenido Renzo Lucato (27), hijo del odontólogo, quien luego fue liberado.

A poco de conocerse el suceso, comenzó a circular la versión que indicaba que el móvil del ataque fue una supuesta relación sentimental extramatrimonial entre la esposa del odontólogo y el intendente.

El abogado de Lucato, Gabriel Cornaglia, negó a Télam la existencia de ese vínculo: «Nada existe de todo eso que se dice. Mi cliente lo niega y también dice que no tuvo nada que ver con el ataque».

Ahora, tras el nuevo ataque, se abrió otra línea de investigación en pos de establecer si ambos hechos guardan alguna vin