Creen que el hombre que le pegó 5 tiros a su mujer delante de sus hijos recibe ayuda de vecinos para ocultarse

207

Los investigadores del ataque a balazos cometido contra una mujer en la localidad bonaerense de Cuartel V, de Moreno, sospechan que la expareja de la víctima, acusada del hecho, recibe ayuda los vecinos para permanecer oculto y prófugo de la justicia en el barrio, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Justino Del Valle Ríos (39), de nacionalidad paraguaya, quien está acusado de intentar matar de cinco balazos a su expareja, Jéssica Fernández Argüello (28), quien se encuentra internada en grave estado desde el sábado último.

Ríos permanece prófugo de ese día y, según la pesquisa, pasó la primera noche tras el ataque en una pieza alquilada en la localidad de Cuartel V, lo que hace presumir a los investigadores que hay «gente del barrio que lo esconde», dijeron los voceros consultados.

Las fuentes precisaron que se determinó que el lugar donde pasó la primera noche es una habitación alquilada a otro ciudadano paraguayo en Cuartel V, hasta donde llegó a bordo de una moto que se llevó de la casa de su hermano, donde hizo su primera escala luego del ataque.

“Durante la madrugada, se retiró del lugar dejando la moto allí”, detalló uno de los pesquisas, quien agregó que recientemente se halló en un jardín de una obra en construcción ubicada a seis cuadras de la casa que compartían con su expareja, una mochila con ropa que se cree que pertenece a Ríos.

Los investigadores sospechan que ese fue el sitio donde el prófugo se escondió en las últimas noches.

“Creemos que hay gente en barrio que lo esconde, ya que es un barrio complicado y de difícil acceso”, añadió la fuente consultada.

Por su parte, Argüello continúa estable, aunque en estado reservado, en el Hospital Mariano y Luciano de la Vega de Moreno.

“En las últimas horas le sacaron el respirador pero se lo volvieron a colocar porque le agarró taquicardia”, dijo a Télam Tania, una de las hermanas de la víctima.

La mujer señaló que, desde ayer tanto su casa, como la de Jéssica y la de otra de sus hermanas tienen custodia policial, debido a las amenazas recibidas por parte del acusado, quien habría comentado en la zona que se va a entregar “cuando termine de matar a todos”.

“Tenemos miedo de que entre acá al hospital con un barbijo y nos mate. Estamos sin custodia”, había dicho ayer la mujer.

La causa por el ataque a Argüelles es investigada por la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Moreno, a cargo de Leandro Ventricelli, quien caratuló el expediente como «tentativa de femicidio agravado por el vínculo».

Línea 144: atención, contención y asesoramiento en situaciones de violencia de género. Por WhatsApp: +5491127716463.