Apartan a la policía bonaerense de la búsqueda de Astudillo y allanan una comisaría

500
Los investigadores de la desaparición de Facundo Astudillo Castro, el joven de 22 años que fue visto por última vez el 30 de abril pasado en el partido de Villarino, decidieron apartar a la policía bonaerense de la investigación ante la sospecha de que pudo tener relación con el hecho, mientras la Justicia Federal inició una investigación paralela para determinar si se trató de una desaparición forzada y dispuso un allanamiento en una comisaría.

Fuentes judiciales aseguraron que la decisión de apartar a la policía bonaerense de la investigación, tal como solicitaba la familia de Astudillo Castro, fue dispuesta por el fiscal de instrucción Rodolfo de Lucía, a cargo de la pesquisa, quien aseguró que a partir de ahora serán las fuerzas federales quienes estarán a cargo de los procedimientos.

En tanto, de manera simultánea, la jueza federal 2, Gabriela Marrón, y el fiscal Santiago Ulpiano Martínez, ambos de Bahía Blanca, dispusieron un allanamiento en la subcomisaría de la localidad bonaerense de Mayor Buratovich, en el distrito de Villarino.

La decisión de apartar a la fuerza provincial se produjo casi en simultáneo con un rastrillaje que estaban realizando más de 200 policías en Bahía Blanca, supervisados por el jefe de la policía bonaerense, Daniel García, quien había llegado a la zona por orden del ministro de Seguridad Sergio Berni.

El propio Berni se comunicó luego con la madre de Astudillo Castro, Cristina Castro, para comunicarle que la fuerza provincial quedaba apartada de la búsqueda, según contó la mujer a Télam.

Desde hacía varios días la familia del joven desaparecido venía reclamando que la policía bonaerense sea apartada del caso.

«Más allá de no encontrar elementos objetivos que nos permitan pensar en una actuación ilegal policial o que sea el determinante de que no podamos hallar a Facundo, se dispuso que la investigación continué preventivamente con el auxilio de fuerzas que dependan del Ministerio de Seguridad de la Nación», dijo el fiscal.

Según indicó en declaraciones a la prensa difundidas por la fiscalía, la resolución se tomó a partir de «una presentación de la Secretaría de Derechos Humanos y en base a normativas de la provincia, como la de la Procuración General».

El funcionario judicial señaló que de ahora en más los procedimientos serán realizados por la Policía Federal, Prefectura Naval, Gendarmería y Policía Aeroportuaria.

La familia de Facundo fue la primera en plantear la «desaparición forzada» del joven, solicitud que hoy tuvo el apoyo de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires.

Según la investigación, el joven fue visto el 30 de abril pasado por testigos sentado a un costado de la ruta en la entrada de la localidad de Teniente Origone y esos mismos testigos le avisaron al delegado municipal que, a su vez, se comunicó con el destacamento policial.

En ese sentido, el fiscal dijo que un policía fue hasta la ruta, «donde identificó a la persona que, según su declaración, era Facundo Astudillo y de hecho extrajo una fotografía del carnet de conductor que está agregada a la causa».

De Lucía agregó que entre las 3 y 4 de la tarde, en el ingreso a Origone, Facundo le dijo a ese testigo «que ya lo habían identificado en Buratovich y le habían hecho una infracción» por circular durante la cuarentena, pero que «el personal policial lo dejó continuar».

«Hay una versión que dice que podría haberse subido a un vehículo particular, que son parte de las cosas que se tratan de corraborar», expresó a radio La Brújula.

El fiscal dijo también que «hay constancias de los informes de empresas telefónicas de mensajes de texto enviados desde el teléfono de Facundo alrededor de las 21 del 30 de abril» y que están tratando de determinar quienes fueron los destinatarios.

Ayer, Leandro Aparicio, uno de los abogados de la familia de Facundo, aseguró a Télam que decidieron presentar «una denuncia en la justicia federal por una desaparición forzada de personas porque quienes por última vez lo vieron con vida fueron policías y las explicaciones que dieron no son convincentes».

Hoy a la mañana, horas antes de que se anunciara el alejamiento de fuerza bonaerense de la investigación, más de 200 efectivos realizaron operativos en diferentes sectores de Bahía Blanca para encontrar pistas sobre el paradero de Facundo.

Los operativos de los que participaron integrantes de la Policía Local, distintas comisarías, del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) y de Investigaciones, entre otros, comenzaron en los barrios Villa Talleres, Spurr y Napa, aunque los resultados fueron negativos.

Un vocero policial dijo a Télam que «anoche se había llevado a cabo un operativo en cercanías del Hospital Interzonal de Agudos José Penna, luego que se alertara sobre la presencia de prendas que podrían pertenecer al joven», pero sin resultados.

En tanto, por la tarde, por orden de la justicia federal, personal de la Policía Federal realizó un allanamiento en la subcomisaría de la localidad bonaerense de Mayor Buratovich, ubicada en la calle Juan Coste al 700, en búsqueda de elementos vinculados a la presunta desaparición forzada de Astudillo Castro.

El juez federal Marrón y el fiscal Ulpiano Martínez ordenaron secuestrar libros de guardia, registros y novedades de la dependencia, como así también los handies utilizados por personal policial y los dos móviles policiales para ser sometidos a peritajes.