Excarcelan a dos gendarmes y un tercero queda preso por la muerte del joven del Barrio Rivadavia

165
Dos de los tres gendarmes que fueron detenidos por el supuesto tiroteo en el que un joven de 20 años murió de dos tiros por la espalda hace nueve días en el Barrio Rivadavia del Bajo Flores porteño fueron excarcelados, mientras que el tercero seguirá preso luego de admitir que fue él quien le disparó a la víctima, informaron hoy fuentes judiciales.

La jueza en lo Criminal y Correccional 55, Alejandra Alliaud, quien está a cargo de la causa, benefició con la excarcelación a los gendarmes Jorge Luis Pérez y Juan Pablo Ruiz, aunque su libertad aún no se efectivizó porque deben pagar una caución de 100.000 pesos.

La situación es distinta para el tercer efectivo de la Gendarmería Nacional (GNA) imputado, Diego Rocha, quien permanecía detenido ya que todo indica que fue el presunto autor de los disparos que el 17 de este mes mataron por la espalda a Facundo Ariel Scalzo (20).

Fuentes judiciales confiaron a Télam que en primer término, el propio Rocha reconoció en su indagatoria ante la jueza Alliaud que él había disparado contra Scalzo, mientras que sus dos compañeros aclararon que sólo hicieron disparos al aire.

La jueza también recibió un adelanto del peritaje de deflagración de pólvora en manos, cuyas conclusiones dieron positivo para Rocha e indeterminado para Pérez, Ruiz y Scalzo.

Respecto a los resultados balísticos, ya se pudo establecer que la pistola Bersa 9 milímetros secuestrada en el lugar del hecho y atribuida por los gendarmes a Scalzo, es apta para el disparo y que con ella se condicen siete de las vainas encontradas en la escena.

Ese mismo estudio reportó que ninguna de las vainas de las secuestradas se corresponde con el arma de Ruiz, dos de las cápsulas incautadas coinciden con la pistola que tenía Pérez y cuatro son del arma del detenido Rocha.

La pericia balística principal se realizará hoy y en ella compararán una bala secuestrada en la autopsia con el estriado de los cañones de las armas de los tres gendarmes, para ver -si el estado del proyectil lo permite- de cuál de las pistolas partió.

La autopsia concluyó que Scalzo falleció como consecuencia de los dos disparos que ingresaron por la espalda a la altura de las escapulas y salieron por el pecho, mientras que otra de bala –la que será peritada-, quedó alojada en uno de los brazos de la víctima.

Alliaud intenta determinar si la pistola Bersa 9 milímetros secuestrada en el lugar la llevaba Scalzo, tal como declararon los gendarmes, o si la portaba alguna otra persona que participó de los incidentes previos.

La magistrada ya le tomó declaración testimonial a la madre del joven muerto y a una testigo del hecho que dijo que Scalzo no portaba armas.

Además, en el juzgado analizan un video casero aportado por la querella, donde en la corrida se ve cómo arrojan esa pistola Bersa y pega contra el portón donde luego fue secuestrada.

El próximo lunes será un día de definiciones, ya que por un lado vence el plazo que tiene la jueza para resolver la situación procesal de los tres gendarmes -es decir, si los procesa, dicta una falta de mérito o sobresee- y a su vez la Cámara del Crimen fijó audiencia para tratar las apelaciones a las excarcelaciones.

Es que por un lado, las excarcelaciones de Pérez y Ruiz fueron apeladas por los abogados querellantes que representan a la familia de la víctima, y por el otro, la defensa de Rocha apeló la denegatoria a ser excarcelado resuelta por la jueza en su caso.

El hecho ocurrió el 17 de este mes por la tarde cuando los tres gendarmes fueron alertados por vecinos del Barrio Rivadavia que ocho personas estaban amedrentando a una mujer.

Siempre según la versión de los gendarmes, cuando llegaron en la esquina de Alfonsina Storni y Pasaje Roldán, se encontraron con dos jóvenes armados con lo que mantuvieron un enfrentamiento, producto del cual Scalzo cayó muerto de dos tiros que le ingresaron por la espalda.