Un agente de la PSA detenido acusado de balear a un joven

222

Un joven de 23 años fue baleado en el tórax por un miembro de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) tras un presunto incidente de tránsito en el partido bonaerense de La Matanza y la fiscalía dispuso que efectivo de la fuerza de seguridad quede detenido por tentativa de homicidio, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió el viernes por la noche, minutos antes de la medianoche, en el Camino de Cintura, donde luego de haber ido a cenar a un restaurante frente a la plaza de San Justo, seis adultos y dos niños circulaban rumbo al Hospital de Morón, porque uno de los niños tenía fiebre.

Fuentes judiciales y policiales informaron a Télam que en el cruce de Camino de Cintura y Venezuela, el Fiat Uno en el que se movilizaba el grupo rozó a un Fiat Punto que era conducido por un efectivo de la PSA identificado por las fuentes como el oficial principal Gabriel Adrián Gerber (41).

De acuerdo al testimonio de los ocupantes del Fiat Uno, ellos no detuvieron la marcha y unos metros más adelante, luego de que una Volkswagen Suran blanca les cortara el paso, y sin mediar palabra, comenzaron a sentir disparos de arma de fuego.

Según las fuentes, desde el Fiat Punto les efectuaron desde atrás cuatro disparos, tres de los cuales dieron en el paragolpes y el restante hizo estallar el vidrio de la luneta trasera.

Uno de los jóvenes que viajaba en el asiento trasero, Ariel Espada (23), recibió un tiro que ingresó por su omóplato izquierdo y salió por el pecho.

«Ariel, que venía atrás, empezó a gritar ‘me pegaron un tiro, me pegaron un tiro’, nos bajamos del auto y nos encontramos con un hombre con un arma de fuego en la mano apuntándonos», señaló Brenda, una amiga que estaba en el momento del ataque.

Siempre según la versión de los ocupantes del Fiat Uno, recién después de los disparos, el ocupante del Fiat Punto se bajó del auto y se identificó primero como miembro de la Policía Federal Argentina (PFA), pese a que luego se estableció que se trataba de un miembro de la PSA.

Al advertir que Espada estaba baleado, sus familiares y amigos decidieron llevarlo al Hospital de Morón, donde aún hoy permanecía internado, ya que el balazo atravesó uno de los pulmones.

Gerber fue hasta ese centro asistencial donde, según sus amigos, amenazó con dispararle a otro de los jóvenes e intentó escapar en el auto pero dos policías que vieron la situación lo persiguieron tres cuadras hasta que detuvieron su marcha.

«Cuando lo atraparon, lo primero que dijo Gerber es que no lo podían tocar porque era policía de la Aeroportuaria, que igual estaba tranquilo porque tenía dos cartuchos más en la guantera», afirmó Brenda.

Si bien en una primera versión, Gerber dijo que disparó porque pensó que lo iban a asaltar, esos dichos no tienen valor judicial.

El caso es investigado por el fiscal Fernando Quiroga, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de La Matanza, quien en un primer momento no había dispuesto ningún temperamento con Gerber, y solo ordenó que entregara su arma y se le notifique que estaba bajo investigación.

Karen, esposa de la víctima, aseguró hoy que sus familiares están «muy preocupados por la investigación», al cuestionar que el acusado no fuera detenido desde un primer momento.

Pero ayer, luego de una serie de testimoniales y los primeros resultados periciales que indican que disparó su arma en al menos cuatro oportunidades, el fiscal dispuso que el efectivo de la PSA quedara aprehendido por “tentativa de homicidio”.

Voceros judiciales indicaron que Gerber se negó hoy a declarar ante el fiscal Quiroga y seguirá detenido.

En tanto, fuentes de la PSA informaron que se dispuso la apertura de una investigación interna «para determinar los hechos» protagonizados por Gerber, quien fue separado de su cargo de oficial en el que se desempeñaba como custodio del subdirector de la PSA, Alfredo Gallardo.