Murió el diputado Héctor Olivares, baleado en la Plaza de los Dos Congresos

468

El diputado nacional por La Rioja Héctor Olivares falleció anoche en el Hospital Ramos Mejía, donde se encontraba internado desde el jueves último tras ser baleado desde un auto cuando caminaba por la Plaza de los Dos Congresos junto al asesor Miguel Yadón, que murió en el mismo ataque.

A raíz del fallecimiento, el Presidente de la Nación, Mauricio Macri, decretó 48 horas de duelo a partir de mañana «para honrar» al diputado.

«Lamento mucho la muerte del diputado Héctor Olivares. Todas las personas que lo conocimos lo recordamos como un hombre recto, trabajador, querido. Acompaño el dolor de su familia y seres queridos», escribió el presidente en su cuenta de Twitter.

El fallecimiento de Olivares fue informado a Télam por fuentes judiciales y policiales y confirmado con el correr de los minutos por distintos miembros del arco político mediante sus cuentas de dicha red social.

A su vez, el Ministerio de Salud porteño precisó en su Twitter que la muerte se produjo a las 19.25.

«Lamento profundamente la muerte del diputado Héctor Olivares. Mis condolencias a sus familiares y amigos. Los asesinos y sus cómplices deberán pagar por estos crímenes», tuiteó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

Por su parte, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, expresó mediante la misma red social: «Un gran dolor la muerte del diputado Olivares. Un fuerte abrazo a su familia, correligionarios y amigos».

También el diputado nacional por la UCR José Cano manifestó su dolor por la muerte de su compañero y en declaraciones al canal TN, dijo: «Es una enorme tristeza, no se entiende la actitud de estos verdaderos asesinos que truncaron la vida de una persona que era excelente compañero y amigo…que la Justicia actúe con la mayor dureza».

Olivares se encontraba internado desde la mañana del jueves en el Hospital Ramos Mejía, al que llego gravemente herido de un balazo tras el ataque registrado a las 6.51 de ese día.

De acuerdo al último parte médico dado a conocer por el subdirector de ese centro asistencial, Pablo Rossini, el diputado de encontraba en «estado crítico», había presentado «una falla multiorgánica» y se encontraba con «asistencia mecánica respiratoria».

Por el crimen de Olivares y de Yadón hay seis detenidos, todos ellos integrantes de un mismo clan de la comunidad gitana.

Los dos principales acusados, que quedaron registrados por las cámaras ubicadas en inmediaciones de la Plaza de los Dos Congresos son Juan Jesús Fernández (42), dueño del Vokswagen Vento gris desde donde se efectuaron los disparos, quien fue detenido en la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay, y Juan José Navarro Cádiz (25), el sindicado tirador, apresado junto a su madre en la ciudad uruguaya de Paysandú por Interpol.

Los demás detenidos son Rafael de la Santísima Trinidad Cano Carmona (50), cuñado del dueño del auto y poseedor de una cédula azul de ese rodado; Luis Cano (65); Stefanía Fernández Cano (24), hija del dueño del auto y Miguel Navarro Fernández, padre del presunto autor material de los disparos

Los seis detenidos serán nuevamente indagados por el juez de instrucción Mariano Iturralde y a la fiscal Estela Andrades, ya que con la muerte de Olivares la causa en la que quedaron imputados fue recaratulada como doble homicidio agravado por el uso de armas.

En el marco de la causa, los investigadores secuestraron el auto desde el que se efectuaron los disparos y el arma homicida, una pistola .40 Bersa Thunder con mira láser externa, hallada en la casa de Navarro Cádiz.

El ataque ocurrió el jueves a las 6.51, cuando el diputado Olivares y Yadón caminaban por la Plaza de los Dos Congresos y fueron baleados desde un auto.

Como consecuencia de los disparos, Yadon cayó en la vereda y Olivares caminó unos metros más y quedó tendido junto al cordón. malherido.

Desde el inicio los investigadores descartaron que el hecho hubiera tenido una motivación política y se orientaron a un crimen cometido con Yadón como principal objetivo.

No osbtante, con el correr de la pesquisa y las declaraciones de los acusados, se investiga la posibilidad de que los disparos no hayan tenido un blanco determinado.

Es que el acusado Fernández aseguró que fue su primo Navarro Cádiz quien «sacó la pistola y tiró de la nada» hacia los dos hombres que pasaban por la vereda y que para hacerlo le pasó el arma por adelante de la cara, ya que el joven estaba en el asiento del acompañante.

El acusado afirmó que él no conocía a las víctimas, lo mismo que aseguró su hija Stefanía. quien inicialmente se creyó que podría tener un vínculo con Yadón, aunque por el momento eso no pudo ser establecido.