Hay un detenido acusado de colaborar en el crimen del visitador médico

461

Un hombre de 52 años fue detenido como sospechoso de ser coautor del crimen a balazos del visitador médico Braian Fillip, asesinado el 31 de enero último en la localidad bonaerense de Victoria, ya que se cree que prestó apoyo con un auto y luego ayudó a escapar al principal sospechoso del caso, un venezolano que continúa prófugo, informaron hoy fuentes judiciales.

El sospechoso fue identificado como Luis Lemez, quien hasta ahora había sido testigo en la causa y fue apresado anoche tras un allanamiento que se realizó en su casa de la localidad de Virreyes, partido de San Fernando, tras lo cual quedó preso en la comisaría cuarta.

De acuerdo a la investigación que lleva adelante el fiscal José Amallo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Área Criminal descentralizada en San Fernando, Lemez era amigo de al venezolano-argentino Nelson Belisario Bolívar Roswil (31), principal acusado del homicidio de Fillip (28).

Lo que se pudo establecer ahora en el marco de la pesquisa es que Lemez fue con Bolívar Roswil a comprar un Fiat 147 Spazio que se utilizó en el crimen y que luego fue repintado tras el homicidio en un taller.

Además, se reunieron pruebas de que el día del crimen Lemez también brindó apoyo con otro vehículo al venezolano cuando fue a matar a Fillip y luego ambos intentaron fugarse a Brasil, pero el ahora detenido finalmente no lo hizo.

Lemez quedó acusado de ser coautor del homicidio y en las próximas horas será indagado por el fiscal Amallo, indicaron las fuentes consultadas.

El asesinato fue cometido el 31 de enero alrededor de las 10.15 en General Lavalle al 2800, de Victoria, partido de San Fernando, cuando Fillip fue ejecutado de dos balazos en la nuca mientras estaba arrodillado, por un hombre encapuchado (presuntamente Bolívar Roswil).

Esto sucedió luego de que aparentemente se enteró de que su ex pareja, Sofía, había reanudado una relación sentimental con el visitador médico, que era padre de su hija.

De acuerdo a lo que surge de las cámaras de seguridad, el acusado siguió a Fillip y a la mujer hasta su casa y se quedó dando vueltas en el Fiat negro con vidrios polarizados hasta que ambos salieron en un Volkswagen Gol Tend rojo y fueron a la estación de trenes de Victoria, donde ella se bajó.

Entonces, a unas cuadras, interceptó al visitador médico y tras taparse la cara con una capucha, lo ejecutó.

Tras ser alertada del hecho, la Policía fue al taller donde trabajaba el sospechoso, situado en la calle Quintana al 1700, de San Fernando, y al entrar había olor a pintura fresca y se encontraba el auto del atacante, que estaba tapado y había sido repintado de gris.

En el lugar también se secuestró un revolver calibre .32 largo, cargado con cuatro de los seis cartuchos para los que tiene capacidad, que será comparado con los proyectiles que atravesaron el cráneo de Fillip, aunque la tarea demandará un tiempo ya que éstos están fragmentados.

La víctima era padre de una niña y había estudiado para visitador médico en la Universidad Abierta Interamericana (UAI).

Su novia declaró que el venezolano había tenido una relación con ella y creía que había estado en alguna fuerza de seguridad de su país, posiblemente el Ejército.

Además, señaló que su padre le prestaba un galpón a éste para que trabajara y cuando los investigadores fueron al lugar descubrieron que estaba a seis cuadras del último lugar donde se lo ve a través de cámaras de seguridad y donde después se encontró el auto usado para el homicidio.

Mientras tanto, continuaba la búsqueda de Bolívar Roswil, quien de acuerdo a testigos le había comentado a varios allegados que para fines de enero iba a viajar a Brasil, por lo que se cree que planificó el crimen con varios días de anticipación.