Hallan ahorcado en una comisaría al femicida que tiró el cuerpo de su esposa en un volquete

663

Juan Carlos Garcilazo, el hombre de 51 años que en diciembre mató a su mujer y abandonó su cuerpo entre la basura, fue hallado ahorcado en el baño de la comisaría 9° de Villa Ballester Oeste.

Según el informe policial, Garcilazo apareció ahorcado este jueves a las 7 de la mañana en el sector de baños de los calabozos. Estaba colgado de un cable “atado en un extremo a su cuello” y el otro a un barrote de un respiradero de 3 metros de alto, publica el diario Clarín.

El detenido, que había entrado al baño 15 minutos antes, fue hallado “sin signos vitales” y “no presentaba otro tipo de lesión”.

La Policía aclaró que “existen cámaras de filmación en los calabozos, pero éstas no permiten visualizar el interior del baño”. La UFI 3 de San Martín realizó pericias en el lugar.

Garcilazo estaba acusado por el homicidio agravado de Andrea Gabriela López (44), su esposa, a quien mató y tiró en un volquete en la localidad bonaerense de Loma Hermosa.

Agentes de la Policía Bonarense encontraron el cuerpo de la víctima cerca de las 7.30 del viernes de diciembre, luego de que un llamado al 911 informara que una persona que se movía en auto oscuro había dejado un cadáver en el cruce de Primera Junta y 1° de Mayo, a metros de una ferretería.

Los policías concurrieron a la casa que compartían López y Garcilazo y no lo hallaron, por lo que tomaron contacto con vecinos que contaron que la noche anterior habían escuchado una fuerte discusión de la pareja.

El dueño de la ferretería frente a la cual había sido hallado el cadáver fue quien aportó las imágenes de las cámaras de seguridad que terminaron siendo claves, ya que allí se observa el momento en el que un hombre -luego identificado como su marido- se acerca al volquete caminando, con el cuerpo en sus brazos, y lo deja abandonado.

Las primeras pericias determinaron que López presentaba una “lesión a la altura del cuello compatible con ahorcamiento”.

Según trascendió, en seis años ella lo había denunciado siete veces por violencia de género. Todas las causas fueron archivadas.

El acusado, en tanto, fue hallado horas después del crimen en una casa ubicada en Cuba al 9500, a sólo cuatro cuadras del lugar donde arrojó había arrojado el cádaver. Tenía las muñecas ensangrentadas, por lo que sospechan que intentó suicidarse antes de su captura.