Un chico con antecedentes está preso por el asesinato del comerciante

491

Un joven con antecedentes penales fue detenido ayer, como principal sospechoso del crimen de un comerciante asesinado de un tiro en la cabeza cuando intentó sacarle el arma a uno de los delincuentes que lo asaltaron en la localidad bonaerense de Victoria, informaron fuentes policiales.

En tanto, un grupo de manifestantes marchó ayer a la comisaría 2da. De San Fernando, situada en Lavalle al 3100, en dicha localidad de la zona norte del conurbano, en reclamo de justicia y mayor seguridad.

«Le dijeron que era un asalto y le tiraron un tiro. Entonces él se quiso defender y le agarró la mano para sacarle el arma. Pero el otro le ganó y cuando él se agachó le tiró en la cabeza», relató esta mañana a la prensa Blanca, la esposa de Enrique Azuaga (45), el comerciante asesinado.

Según la mujer, ella vio a dos delincuentes que llevaban «cascos» puestos y le exigieron a su esposo: «¡Dame la plata!, ¡dame la plata!»

Blanca indicó que, al ver que le disparaban a su esposo, ella le arrojó a unos de los asaltantes «el termo con agua caliente» con el que estaban tomando «mates».

«Él se cayó ya muerto y la ambulancia llegó después de dos horas», añadió la mujer.

En tanto, los investigadores detuvieron esta noche a un joven de 26 años, apodado «Melena», que reside en la localidad de Béccar y tiene antecedentes penales.

Fuentes policiales informaron que este sospechoso tuvo una causa por «tentativa de robo» en 2011 y otra por «tentativa de robo simple» en 2012, ambas en San Isidro, y que recibió una suspensión de juicio a prueba de un año y seis meses.

Tras recuperar la libertad, este joven sumó en 2017 otra causa por «robo» en la misma zona, agregaron los voceros.

En base a los elementos reunidos en la causa por el homicidio de Azuaga, el fiscal de San Fernando, José Amallo, dispuso la aprehensión del sospechoso, por lo que la Policía realizó una serie de diligencias hasta localizarlo.

Por su parte, los manifestantes que se trasladaron hasta la comisaría de Victoria se quejaron de que los asesinos son de una villa cercana y que suelen cometer robos en el barrio.

A su vez, los vecinos reconocieron que los Azuaga son una «familia muy buena, trabajadora» y que hace «veinte años» trabajan como comerciantes en la zona.

El hecho ocurrió alrededor de las 21.50 del sábado, en Crisol al 1900, entre Miller y Edison, de Victoria, donde Azuaga, de nacionalidad paraguaya, estaba por cerrar su minimercado junto a su esposa.

En ese momento, al menos dos delincuentes ingresaron al local con fines de robo y amenazaron al matrimonio, dijeron los informantes.

Según las fuentes, Azuaga se resistió y forcejeó con uno de los asaltantes, quien efectuó un disparo que impactó en la cabeza del comerciante.

A raíz del balazo, la víctima murió prácticamente en el acto, en tanto que los delincuentes escaparon del lugar, al parecer, sin concretar el robo, detallaron los voceros.

Tras el asalto, la pesquisas policiales se entrevistaron con los testigos y analizaron las imágenes de las cámaras de seguridad en busca de pista sobre los asesinos.