Detuvieron a una falsa psiquiatra que medicaba pacientes

758

Una falsa médica psiquiatra de 54 años, que tenía una causa abierta por los delitos de «ejercicio ilegal de la medicina y falsificación de documentos», fue detenida en la ciudad de Junín después de intentar conseguir trabajo en hospitales y centros médicos de la zona, según informaron fuentes policiales.

En mayo pasado, el juez Julián Ercolini había decretado el procesamiento de Patricia Delia Falasca.

La falsa médica estaba en libertad condicional luego de que la Cámara Federal, al confirmar su procesamiento, determinó que debía ser excarcelada.

En las últimas horas, detectives de la Brigada de Investigaciones de Junín, a cargo del comisario mayor Miguel Reisenauer, la ubicaron en un domicilio de las calles Arquimedes y Francia, y procedieron a su detención cuando supieron que la mujer había intentado retomar su actividad sin los títulos habilitantes.

Fasana trabajó en varios centros de salud. Uno de ellos era el Cottolengo de la localidad bonaerense de Don Orione. De acuerdo a las fuentes, allí llegó a recibir consultas, diagnosticaba y hasta medicaba pacientes sin título.

En las últimas semanas, y en base a una denuncia del Colegio de Médicos de Junín, los pesquisas determinaron que Fasana había intentado conseguir trabajo en distintos centros médicos de la zona, lo que puso en alerta a las autoridades policiales.

Según pudo saber este portal, en poder de la falsa médica secuestraron un falso comprobante analítico Universitario de ciencias médicas a nombre de la imputada, certificación apócrifa del Colegio de Medico de la Provincia de Buenos Aires, Curriculum Vitae (varias copias), recetarios para psicofármacos del Ministerio de Salud, recetarios para prescripción médica y sello mecánico aclaratorio profesional.

Además, hallaron siete ambos de diferentes colores de uso profesional y hasta guantes de latex.

De acuerdo a la investigación, Falasca había presentado títulos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y de la Universidad del Salvador. Con esos certificados, comenzó a trabajar como médica.

Además, poseía una falsa especialización en psiquiatría de la Facultad de Medicina de la UBA, con matrícula expedida por el Ministerio de Salud y credencial expedida por el Colegio de Médicos de la Provincia de Buenos Aires.

Tanto la cartera de Salud como la Casa de Altos Estudios remarcaron que todos esos diplomas eran falsos.