Ya tiene fecha el juicio contra el anestesista Billiris

1007

El anestesista Gerardo Billiris será juzgado desde el 4 de octubre por la «tentativa de femicidio» de la joven Belén Torres, cometida en enero del año pasado en el barrio porteño de Palermo, y la «tenencia y suministro de estupefacientes agravado» por su condición de médico, informaron hoy fuentes judiciales.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 8, compuesto por los jueces Nicolás Toselli, Gabriela López Iñíguez y Sabrina Namer, escuchará las declaraciones de un centenar de testigos los jueves y viernes.

Las fuentes precisaron que también serán juzgados el ex actor y relacionista público, Juan Martín Mercado (44), y Cristopher Rosenthal Verdaguer (26) -hijo de un conocido operador de seguros- por «tenencia y suministro de estupefacientes y abuso sexual con acceso carnal» por otros dos casos denunciados tras conocerse el caso de Torres (22).

En tanto, habrá una querella conjunta de dos víctimas, una de las cuales es la mencionada joven, quien estará representada por los abogados Fernando Burlando y Alejandro Díaz.

El juez que instruyó la causa, Sebastián Ramos, había hecho lugar en agosto de 2017 al requerimiento efectuado por la fiscal federal Paloma Ochoa luego de que la Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) confirmó el procesamiento de Billiris (41) dictado en su momento por el magistrado.

«Las conductas que se le atribuyen de modo particular a Gerardo Billiris encuentran adecuación típica en los delitos de tenencia simple de estupefacientes, suministro de estupefacientes, agravado por su condición de médico todos concurren idealmente con el delito de facilitación de un lugar para que se consuman estupefacientes en concurso real con el delito de femicidio en grado de tentativa», dictaminó la fiscal.

Por su parte, Torres denunció que el 31 de enero último Billiris quiso matarla en el departamento de él, situado en Beruti 4543, de Palermo, y que a raíz de las lesiones sufridas tiene problemas de audición en su «oído izquierdo».

De acuerdo al expediente, la joven relató que la noche en la que Billiris la golpeó habían consumido drogas juntos hasta el momento en el que él dejó de moverse y empezó a despedir espuma por la boca.

La reacción de Torres fue sujetarlo e intentar acostarlo, a lo que el anestesista reaccionó con golpes de puño que continuaron hasta el punto en el que la joven perdió la memoria.

Mientras que el encargado del edificio donde residía Billiris declaró sobre lo que él encontró en el hall del departamento ubicado en el sexto piso luego de llamar al 911.

«El palier estaba todo con sangre, el departamento como si hubiera pasado una gresca o forcejeo entre estas dos personas», relató el portero.

Además, el testigo recordó que en ese momento Billiris abrió la puerta y le preguntó qué había pasado: «Me pareció que no estaba consciente de lo que había sucedido minutos antes.»

Tras la denuncia de Torres, el médico fue detenido y declaró ante la Justicia que no recordaba lo que había hecho esa noche y que quería rehabilitarse de su adicción de las drogas.

Dado que en el departamento de Billiris se secuestraron estupefacientes, la causa pasó primero del fuero correccional al criminal y finalmente al federal, donde todas las actuaciones fueron absorbidas por el juez Ramos.

Al hacerse público el caso de Torres, una modelo de 23 años denunció que en 2012 había ido varias veces a la casa del médico porque se lo había presentado el relacionista público Mercado en el boliche «Rumy», donde ella hacía «presencias».

Esta joven relató que siempre consumía cocaína, pero que una noche Billiris les ofreció ketamina a ella y a una amiga, algo que nunca habían probado.

«Mi compañera accedió y yo me negué, pero mientras él la preparaba en un microondas, me insistía», contó la modelo y aseguró que en un momento su amiga no reaccionaba y ella no podía sacarla del departamento porque el médico no la dejaba.

Según la denunciante, después el médico le prometió que él y Mercado también se iban a inyectar y que a ella sólo le iba a colocar un mililitro de una jeringa, tras lo cual se despertó desnuda al lado de Billiris con manchas de sangre en la entrepierna que no eran producto de una aguja.

A pesar de que el momento fue confuso, la modelo dijo que pudo darse cuenta de que su compañera y Mercado ya no estaban en el departamento y entonces decidió sacarle fotos al lugar y aportó esas imágenes como prueba ante la Justicia.

En coincidencia con lo declarado por Torres en la causa por la golpiza, la modelo dijo que el anestesista les ofreció trabajo porque necesitaba una «secretaria» para ayudarlo a organizar papeles y les propuso consumir drogas incluso en horario laboral.

Las jóvenes atacadas mencionaron que Billiris no actuaba solo e identificaron primero a Mercado y luego a Rosenthal Verdaguer, por lo que ambos fueron detenidos.

La hipótesis que se maneja en la investigación es que Mercado captaba a las jóvenes en los boliches, mientras que Rosenthal Verdaguer era el encargado de «financiar» las drogas que utilizaba el anestesista cuando llevaba a las chicas a su departamento.