Los investigadores del crimen del oficial Néstor Lillo, asesinado el jueves tras tirotearse con delincuentes en la ciudad bonaerense de San Pedro, buscaban desde anoche a un sospechoso que purgó condena por un homicidio en 2006 y cuyo padre está preso por una serie de resonantes secuestros cometidos en 2003 y 2004, informaron fuentes de la fuerza.

El prófugo fue identificado como Nazareno Jesús Branto, quien era buscado por la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) San Nicolás y personal de Prefectura Naval Argentina (PNA).

Según fuentes policiales, Branto permaneció detenido en las unidades penales 3 y 5 por el homicidio en ocasión de robo de un efectivo del Servicio Penitenciario cometido el 25 de octubre de 2006 en la ciudad de Baradero, donde él reside, y salió de la cárcel en agosto de 2017 tras purgar una condena a diez años.

Además, tenía antecedentes penales por abuso de arma de fuego del 19 de abril de 2006, y otra causa por daños, del 4 de septiembre de ese mismo año, señalaron los voceros.

De acuerdo a los investigadores del crimen del oficial Lillo (30), este sospechoso podría ser el delincuente que este mediodía escapó herido tras tirotearse con la víctima y apoderarse de la recaudación de un repartidor de galletitas en San Pedro, dijeron los informantes.

Para la prensa de San Pedro, el prófugo es hijo de Roberto Gerardo Branto Ayala, alias «El Zurdo», detenido en noviembre de 2004 por el secuestro de una mujer en Baradero y otros casos resonantes como los de Cristian Schaerer y Patricia Nine.

A su vez, «El Zurdo» está detenido por el robo al banco Río de Baradero en 1995, en el que participó Rodolfo «El Ruso» Lohrman, sindicado autor intelectual del secuestro de Schaerer y que fue el prófugo más buscado de Argentina hasta que en febrero de 2017 fue detenido en Portugal junto a José «Potrillo» Maidana, su lugarteniente.