Más de 30.000 pastillas de efedrina y distintos precursores químicos fueron secuestrados hoy durante una serie de allanamientos realizados en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, en los que además fueron detenidas seis personas, informó la Policía Federal (PFA).

«Entendemos que hoy por hoy, en estos tiempos, el problema del narcotráfico son las drogas de síntesis, y hoy detuvimos a todos los eslabones de esta cadena de tráfico» de estas sustancias, resaltó el jefe de la PFA, comisario general Néstor Roncaglia.

Explicó que en el operativo fueron detenidos «los miembros de una organización narcocriminal que vendía drogas de síntesis, como efedrina, metanfetamina, metilona y metacualona».

Roncaglia formuló estas declaraciones en una rueda de prensa realizada en la puerta de uno de los domicilios que la banda utilizaba como centro de acopio y distribución, ubicado en la calle Arribeños 2731, del barrio porteño de Belgrano, desde donde comercializaban las sustancias.

Según constató Télam, se trata de un departamento de dos ambientes ubicado en el primer piso del edificio, sin amueblar, en el que se hallaron 30.000 dosis sueltas de efedrina, tres sobres con 90 pastillas cada uno de esa misma droga y paquetes de otros precursores químicos.

La Policía agregó que en el lugar también se incautaron 51 cogollos y ocho plantas de marihuana, sistemas de luminaria para su cultivo interior y documentación sobre los movimientos de tráfico de la organización.

«Hasta el momento hay seis personas detenidas, hombres y mujeres», comentó el titular de la PFA, y añadió que uno de ellos es un ciudadano español que ya había sido detenido en 2013 por la posesión de cerca de 18.000 pastillas de metilona, un psicotrópico derivado de la anfetamina.

Sin embargo, como esa sustancia «no estaba contemplada dentro del listado del decreto que regula y califica a las drogas como punibles», el hombre «lamentablemente salió en libertad dos días después».

«Este muchacho continuó con este comercio, tenía un lugar dentro de un gimnasio donde vendía, y muchas veces estos actores no desisten de la actividad, vuelven a reincidir», dijo Roncaglia.

El operativo que comenzó esta madrugada constó de doce allanamientos, nueve de ellos en la Capital Federal y otros tres en el Gran Buenos Aires, y fue realizado tras una investigación de cinco meses por efectivos de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la PFA.

También colaboraron la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), que otorgó «información recabada a partir de denuncias recibidas en sus sedes» y la Superintendencia de Transporte, ya que «uno de los puntos donde la banda vendía drogas era la estación Retiro del ferrocarril Mitre», precisó Roncaglia.

«Hay buenas pruebas, tenemos constancia de que la efedrina la traían en grandes cantidades desde Paraguay mediante envíos por correo hacia el Gran Buenos Aires, y desde allí terminaban acá», en la Capital Federal, siguió.

En tanto, el subsecretario de Lucha contra el Narcotráfico del Ministerio de Seguridad de la Nación, Martín Verrier, comentó: «La particularidad de esta banda es que traficaban tanto precursores químicos como sustancias listadas en el decreto de Estupefacientes» cuyo consumo y venta está penalizado en el país.

«Se encontró metacualona y otras sustancias que podrían ser fentanlino y anfetamina», comentó el funcionario en referencia a algunos precursores químicos comunes utilizados para la elaboración de drogas sintéticas, como la metanfetamina, aunque aclaró que hasta esta tarde «no se habían terminado de contabilizar» las cantidades halladas.

«Estas son drogas que pueden generar problemas cardíacos, una súbita suba de la temperatura en el cuerpo humano, fallas renales y hepáticas, es importante transmitir esto porque pueden ser realmente peligrosas para la salud» de quienes las consumen, concluyó Verrier.