El ciudadano surinamés y su novia dominicana detenidos este martes tras el hallazgo de una “mula” brasileña muerta en el barrio porteño de Villa Devoto fueron indagados hoy por la fiscal de la causa y seguirán detenidos por los delitos de trata de personas, contrabando y narcotráfico, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Hendrik Binkienaboys Dasman (37), alias “Gino”, y Danilse Contreras de León (35), quienes esta tarde fueron sometidos a indagatoria por la fiscal Analía Córdoba, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Violencia de Género del departamento judicial La Matanza.

Fuentes judiciales informaron a Télam que en las próximas horas la fiscal Córdoba remitirá el expediente a la justicia federal ya que es la jurisdicción competente para los delitos investigados.

Los mismos voceros explicaron que “Gino” se negó a declarar ante la instructora judicial mientras que su novia negó los cargos en su contra.

Si bien el abogado Claudio Méndez, defensor del surinamés, había dicho esta mañana que el acusado iba a declarar, luego aclaró que lo va a hacer pero recién cuando la causa ya esté bajo la órbita de la justicia federal.

Por su parte, la dominicana contó que el sábado pasado llegaron a la casa de su novio la brasileña luego fallecida y su hermana, que la primera se sentía mal y la asistieron, pero que el domingo se descompensó y decidieron llevarla al médico.

Méndez explicó que la acusada dijo que fue otro muchacho el que llevó a las hermanas brasileñas hasta la vivienda de “Gino” y aclaró que los dólares, euros y pesos que le secuestraron a su novio son producto de que éste trabajaba de “arbolito”.

A su vez, la sospechosa declaró que ella vive de vender cosméticos.

Tras la indagatorias, la Justicia de Garantías de La Matanza convalidó el pedido de la fiscal Córdoba para que ambos imputados queden formalmente detenidos por “trata de personas, contrabando y narcotráfico en su modalidad transporte de estupefacientes”.

En tanto, el tercer sospechoso que había sido aprehendido ayer, el argentino Ezequiel Alejandro Medina (20), fue liberado luego de que se determinó que era un fletero contratado de manera circunstancial por “Gino” para vaciar el departamento de Lomas del Mirador y que nada tenía que ver con la causa.

Por otro parte, la causa por la muerte de la brasileña Miriam Natiele Alencar Da Silva (19) de momento sigue en manos del fiscal porteño Martín Mainardi, quien al igual que su su colega Córdoba, evalúa declararse incompetente y girar las actuaciones a la justicia federal.

Miriam fue hallada muerta alrededor de las 20 del domingo en el pasaje Rodrigo de Ibarrola al 3300, de Villa Devoto.

Un video registró el momento en el que se ve cómo el cuerpo fue bajado del asiento trasero de un Peugeot 206 bordó cuyo conductor huyó.

Momentos antes, su hermana menor, Miriana Niely Alencar (18), había sido abandonada por el mismo hombre en la puerta de un hospital de La Matanza con la excusa de que iban a pedir ayuda para Miriam.

La menor de las chicas pidió ayuda a policías bonaerenses de Ramos Mejía y contó que estaba buscando a su hermana, con quien hacía cuatro días habían arribado al Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

Miriana dijo que su hermana trabajaba como «mula» y había venido ingestada a Buenos Aires, que primero pasaron dos días en un hotel de la Capital Federal, donde Miriam estuvo expulsando cápsulas hasta que se empezó a sentir mal porque había dejado de evacuar y el sábado las mudaron al departamento de Lomas del Mirador, que resultó ser el de “Gino”.

La fiscal Córdoba intervino en la aparición de Miriana y a través de los medios estableció la conexión con la chica abandonada muerta en Villa Devoto que, según la autopsia, falleció por sobredosis al estallarle en su estómago dos de las 80 cápsulas de cocaína que encontraron los forenses en sus sistema digestivo.

Con los datos de la menor de las brasileñas, que contó que desde el departamento veía un salón de fiestas con forma de castillo, efectivos de la Jefatura Departamental La Matanza allanaron el el domicilio de “Gino”, ubicado en la calle Las Heras 2689, de Lomas de Mirador, donde observaron al surinamés y a un fletero cargar muebles en una camioneta F-100 en lo que era una evidente mudanza.

Con orden de la fiscal Córdoba, los policías aprehendieron a los tres sospechosos -”Gino”, su novia y el fletero-, y allanaron el departamento, donde encontraron las carteras de las chicas brasileñas.

Además, secuestraron los documentos del Peugeot 206 bordó que se cree fue utilizado para descartar el cadáver de la brasileña y, en poder del imputado surinamés, secuestraron 22.300 dólares, 3.500 euros y 28.000 pesos.