El contrabando de los relojes de alta gama llegaría a los 6 millones de dólares

1683

La causa que investiga el contrabando de costosos relojes que se comercializaban en exclusivas joyerías de la ciudad de Buenos Aires podría arrojar novedades en las próximas horas, en base a los nuevos elementos de prueba que fueron incoporados en el expediente.

Fuentes judiciales informaron a Online-911 que, a partir de las inspecciones realizadas por la Aduana y la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), se comprobó que «más de 400 relojes fueron ingresados al país de manera irregular». Esta maniobra le habría ocasionado un perjuicio económico al estado por un valor estimado en los 6 millones de dólares.

De acuerdo a las fuentes, Aduana y AFIP detectaron un movimiento comercial inusual en algunas joyerías de renombre que funcionan en la Ciudad, y efectuaron la denuncia en el Juzgado en lo Penal Económico N° 7, que ordenó a un grupo especial antilavado de la Policia Federal Argentina, las investigaciones preliminares.

Según las fuentes, «estas maniobras de evasión mediante importación habrían comenzado en el año 2010».

Con las pruebas reunidas, el juez Diego Amarante decidió inspeccionar firmas como Simonetta Orsini, Danfer y otra joyería propiedad de Joel Lemcovich, además de las oficinas de los despachantes de Aduana que habían tramitado las importaciones de relojes del altísimo costo.

Los voceros señalaron que «los relojes son costosísimos», de renonocidas marcas a nivel mundial como Mont Blanc, Hublot, Tag Heuer, Vacheron Constantin, Bulgari y Cartier, entre otros.

Además, indicaron que los relojes hallados en los locales de venta de la calle Posadas, avenida Alvear o Patio Bullrich fueron secuestrados.

Acerca de los involucrados, una fuente explicó que «hay que analizar detalladamente la documentación secuestrada y el contenido de las computadoras para establecer claramente las reponsabilidades penales y que grado tienen».

Los voceros no descartan que ricos y famosos estén involucrados en la maniobra, dado que políticos, jueces, empresarios y destacadas figuras del espectáculo compraban en esas joyerías.