Decenas de vecinos de la localidad bonaerense de Longchamps se manifestaron en contra en la inseguridad existente en la zona y denunciar una serie de asaltos de los que muchos de ellos fueron víctimas, y las autoridades decidieron apartar en forma preventiva al jefe de la comisaría local.

El comisario Roberto Leiva fue separado de su cargo para realizar una «investigación transparente» en torno a la actuación policial en la zona, según informó el comisario Alejandro Moreno, jefe de la Distrital Almirante Brown, quien se acercó a la zona para dialogar con los vecinos.

El jefe policial, si bien admitió que se investigará las irregularidades, negó que la zona esté protegida e indicó que es patrullada por diez móviles de distintas dependencias.

Moreno aseguró que se dispuso en forma inmediata de enviar al lugar para reforzar la vigilancia una dotación del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) local.

Los vecinos denuncian que son asaltados y sufren arrebatos a cualquier horas del día en esa zona del sur del Gran Buenos Aires.