Ocampo desplaza a siete policías por estafas en las adicionales

654

El Ministerio de Justicia y Seguridad porteño y la Jefatura de la Policía de la Ciudad iniciaron una investigación por una presunta estafa con el cobro de horas de recargo de servicios en distintas áreas de la fuerza y por el momento suspendió esa retribución.

En ese sentido, fuentes policiales informaron que este viernes por la mañana Gendarmería Nacional realizó allanamientos en el DOUCAD de la Ciudad, donde revisaron y se llevaron para periciar libros de parte, las computadores y otros objetos de valor para la causa, ya que figuraba más personal del que salía a las calles, por lo que se pagaba horas extras por más efectivos de los que realmente habían.

El objetivo y la premisa de la cartera que encabeza Martín Ocampo es terminar con la corrupción policial y los viejos vicios que arrastraron a la Ciudad algunos jefes de la Federal.

Durante el jueves la superioridad envió un memo interno a las ocho circunscripciones informando que «desde este jueves a las 18:00 quedan suspendidos todo tipo de recargos pagos».

Los policías deben cumplir ocho horas de trabajo, pero hacían 12 horas diarias, por lo que esas cuatro horas de recargo eran abonadas.

Sin embargo, a partir de esta investigación se decidió suspenderlas y todos los uniformados, ya sea en comisarías u otras áreas volvieron a las ocho horas originales.

La investigación iniciada por el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño apunta a varias áreas, entre ellas el DOUCAD y la Policía de Prevención Barrial, que se desempeña en las distintas villas de la Capital Federal.

Un subcomisario reveló que hubo jefes «que hicieron como una Pyme cobrando horas de recargo de servicio mayor a las que se deberían haber pagado, a tal punto que los fondos aportados a esa división alcanzaba los 8 millones de pesos».

Mientras dure la investigación se suspende el pago de recargo de servicio, pero una vez descubiertos los responsables serán denunciados penalmente y exonerados de la fuerza por la estafa cometida.

A última hora del jueves, el director General de Comisarías, comisionado mayor Pedro Carnero, envió un memo en el que pide que a partir de este viernes que los jefes de las distintas dependencias y áreas «informen la nómina del personal que será necesario para cumplimentar las funciones por recargo de  servicio».

Asimismo, trascendió que algunos de los que estarían vinculados a este desfasaje hicieron circular el rumor de que se les quitaba a todos los policías este beneficio salarial, con el objetivo de generar disturbios y crear así una maniobra distractiva.

Sin embargo, la investigación va a fondo, con el fin de cortar esta práctica corrupta, anunciada cuando se aprobó el traspaso y la creación de la Policía de la Ciudad, algo formaba parte de los viejos vicios de la Policía Federal.