Volvía de una fiesta, paró en un semáforo y lo mataron de una puñalada

834

Un hombre de 34 años y nacionalidad boliviana fue asesinado hoy de un puntazo en las costillas cuando regresaba a bordo de su auto y junto a un hermano suyo de una fiesta en el barrio porteño de Villa Lugano, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió esta mañana, alrededor de las 6, en la esquina de las avenidas Gral. Fernández de la Cruz y Larrazabal, en el sur de esta Capital Federal, donde la víctima, identificada como Ovidio Ignacio Gutierrez Ticona (34), detuvo la marcha de su Volkswagen Suran plateada en un semáforo en rojo.

Fuentes policiales informaron a Télam que el hermano de 33 años de Ovidio contó a los investigadores que ambos regresaban de una fiesta de la colectividad boliviana celebrada en las instalaciones del club Deportivo Español, en el Bajo Flores, y que él iba dormido en el auto cuando se despertó por unos gritos.

En ese momento, el denunciante dijo que el auto estaba detenido y que vio a su hermano tendido en el asfalto junto al cordón de la vereda con una herida sangrante en la zona interscostal, dijeron los informantes.

Según las fuentes, ante esta situación, el hermano de la víctima llamó al 911, por lo que poco después arribaron al lugar efectivos de Prefectura Naval Argentina (PNA), con jurisdicción en la zona, que constataron que Ovidio yacía muerto.

Los voceros señalaron que el personal preventor observó que el Suran estaba con las dos puertas delanteras abiertas y las balizas encendidas y se entrevistaron con el hermano de la víctima que le relató que en la fiesta en el club Deportivo Español él y Ovidio habían ingerido bebidas alcohólicas.

De acuerdo a las fuentes, el denunciante dijo desconocer lo ocurrido con su hermano, que residía en el partido bonaerense de Lomas de Zamora.

En la investigación interviene el personal de PNA, de la comisaría 52da. de la Policía de la Ciudad y de la Fiscalía de Instrucción 7 porteña, que procuran determinar, entre otras hipótesis, si a la víctima la mataron cuando le quisieron robar el vehículo o si lo apuñalaron en una pelea por otros motivos.