Procesaron a miembros de la Iglesia Adventista por contrabando

1246

El juez federal, Adrián González Charvay, procesó a los líderes de la Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día por contrabando y residuos patológicos, informaron a Online911 fuentes judiciales.

La investigación comenzó en agosto del 2016 y entre los procesados hay una empleada de la Aduana de Campana. Las fuentes judiciales señalaron que los montos de la operación ascienden a más de 14 millones de pesos y el secuestro de residuos patológicos.

«La causa se inició el 1ro. de agosto del año pasado con la denuncia presentada por la Administración Aduana Campana de la AFIP, a través de la cual puso en conocimiento del arribo al país de dos contenedores provenientes de los Estados Unidos de América (Nº TGHU 792302-8 y HLBU 129109-7,) con mercadería en carácter de donación en los términos de la ley 23.871, cuya importación se encontraría sujeta a una prohibición absoluta, y que por su naturaleza, cantidad y características podrían afectar la salud pública», señala parte del fallo de González Charvay al que accedió Online911.

El pasado 22 de septiembre miembros de la Aduana y de Departamento de Delitos Complejos de la Policía Federal realizaron varios procedimientos en el puerto de Campana y en domicilios de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en la Ciudad de Buenos Aires donde se constató que «groseras diferencias entre lo que se declaró que se traía y lo que se constató que había» en los containers provenientes de los Estados Unidos.

Para el Juez el papel de la agente aduanera fue esencial ya que gracias a su intervención en la falsificación de documentación: «solicitó a la AFIP autorización para utilizar el Código AFIP de donación para la Asociación Argentina de los Adventistas del Séptimo Día en relación a la mercadería certificada y valorada en la carta de donación realizada por la “Adventist Development and Relief Agency International” con sede en Silver Spring, Maryland, de los Estados Unidos de América», afirma el juez.

En los contenedores secuestrados además de residuos patológicos se encontró «una gran cantidad de aparatos electrónicos de alta gama y herramientas nuevos y usados, en cajas originales, que no habían sido declaradas»

«Se tiene “prima facie” acreditado (…) intentar el contrabando de mercadería proveniente de los Estados Unidos de América (exportador ADRA), compuesta en su mayoría por gran variedad de productos de electrónica de alta gama y herramientas nuevas, productos farmacéuticos y/o de la medicina nuevos y usados cuya importación se encuentra sujeta a una prohibición absoluta, y que además por su naturaleza, cantidad, características y estado pueden resultar perjudicial para la salud pública» finalizó el Juez. González Charvay procesó a seis personas, cinco de ellas, altos directivos de la Iglesia Adventistas y una aduanera y pidió la indagatoria de otros de los involucrados.