Seguirá preso el joven acusado de matar a Brian Aguinaco

1112
Brian

La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional confirmó hoy el procesamiento con prisión preventiva para el joven identificado como uno de los «motochorros» que a fines de diciembre asesinaron de un balazo al adolescente Brian Aguinaco en el barrio porteño de Flores, informaron fuentes judiciales.

La decisión fe adoptada por la Sala de Feria del tribunal de alzada al sostener que «los elementos colectados permiten tener por acreditada, prima facie, la intervención de los encausados en el hecho acaecido el 24 de diciembre».

La medida que alcanza al joven Luis «Yun» Gómez (26), fue resuelta por los camaristas Rodolfo Pociello Argerich, Mariano Scotto y Ricardo Pinto quienes además ratificaron el sobreseimiento del otro imputado por ser menor de edad.

Los jueces aseguraron que había en el expediente indicios suficientes para confirmar el procesamiento de Gómez y destacaron, entre otros, los testimonios de los vecinos que lo identificaron y el peritaje realizado sobre la vaina servida en el lugar donde se produjo el asesinato.

En los primeros párrafos del fallo los jueces citaron el testimonio del policía de la comisaría 38va. Esteban Rodrigo Juárez, quien contó que cuando daba los primero pasos de la investigación una persona se le acercó a decirle que «un tal Yun» estaba involucrado en el asesinato.

Juárez relató en sede judicial que un joven del barrio se acercó, le pidió que lo revisara, le pidiera documentos y le tomara testimonio; tras lo que le dijo: «Los que le tiraron al pibito de catorce años son del barrio Illia, se llaman B. y Yun».

Los magistrados resaltaron también que el estudio balístico realizado sobre la vaina encontrada en el lugar del hecho determinó que había salido de la misma arma utilizada día antes por un grupo de jóvenes «que paraban en el CESAC 20», de acuerdo a testimonios recogidos, con el que relacionaron a Gómez.

Luis Gómez había sido procesado por el juez de Menores 7 de esta Capital Federal, Enrique Velázquez, como «coautor» del «homicidio criminis causa» de Brian, delito para el cual está prevista la pena de prisión perpetua.

«Yun» ya tenía antecedentes penales y fue detenido por la Policía Federal el viernes 30 de diciembre último, en la villa 1-11-14 del Bajo Flores porteño.

Brian fue baleado en la cara cerca de las 15 del sábado 24 de diciembre, en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14, cuando dos mujeres que iban a pie fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras.

En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco (69), quien estaba acompañado por su nieto Brian.

De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los «motochorros» en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera.

Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.

Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes 27.

La muerte de Brian generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde ese mismo martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.

El primero en ser detenido por el crimen fue un adolescente de 15 años que detuvieron en Chile adonde había huida, luego fue trasladado a la Argentina y finalmente fue absuelto por su edad y trasladado a Perú de donde es oriunda su familia.