El secuestro de éxtasis creció un 600 por ciento respecto a 2015

971

Tiene nacionalidad colombiana y holandesa y llegó ayer al aeropuerto de Ezeiza en el vuelo de Lufthansa LH510, proveniente de Frankfurt. Pero a diferencia de una compatriota suya detenida el martes en la misma terminal aérea con 8,810 kilos de éxtasis en el doble fondo de una valija, ella no cayó por casualidad. “A esta morena la estábamos esperando”, confiaron fuentes del caso a Clarín, que sugirieron que la primera delató a la segunda. Le incautaron unas 20 mil pastillas de esta droga sintética basada en la metilendioximetanfetamina (MDMA) con lo que, en sólo 48 horas, la Aduana se hizo de 40.000 pastillas secuestradas.

No fue una excepción sino una tendencia. Desde el Ministerio de Seguridad de la Nación revelaron al diario Clarín que este año las fuerzas federales sextuplicaron el decomiso de esta droga respecto a 2015 (un 633% más).

Según los datos del Ministerio de Seguridad, en los primeros 11 meses de 2016 las fuerzas de seguridad confiscaron 144.997 dosis de MDMA, mientras que en el mismo período de 2015 la cantidad fue de 19.763 unidades. El record, sin embargo, se produjo en 2014, cuando se secuestraron 634.158 pastillas.

En 2016, se cree, mejoraron los controles. Pero además en 2015 hubo una merma en los secuestros de drogas en general. Por caso, el decomiso de cocaína cayó de la media anual de diez toneladas a los 6.038 kilos. Aún se le está buscando una explicación a lo que pasó durante ese año, marcado por la dinámica electoral.

Desde la Aduana, en tanto, también señalaron que en 2016 sus agentes aumentaron la incautación de éxtasis: cuadruplicaron la del año pasado. “En el período comprendido entre junio de 2016 y ayer, se secuestraron más de 234.000 dosis, mientras que el año pasado, a esta misma altura, la cifra era de 55 mil pastillas”, detallaron.

La progresión de los datos de la Aduana del segundo semestre de este año incluye por ejemplo un caso del 14 de junio: “A Paraná llegó una encomienda de más de 8 kilos, con 33.012 pastillas de MDMA fabricadas en Holanda, pero de procedencia alemana. Sospechamos que se buscó esa ruta para evitar los controles más fuertes de Buenos Aires y el Norte”. No fue el único caso en el año de un paquete repleto de éxtasis hallado en esa ciudad entrerriana, a la que desde hace tiempo le han echado el ojo los proveedores de drogas sintéticas, también por su cercanía con Uruguay.

Otra ruta de ingreso que fue explorada este año por los narcotraficantes fue el aeropuerto de Córdoba Ambrosio Taravella. En noviembre allí cayeron dos cargamentos fuertes. “El primero fue el 9, cuando detuvieron a una argentina con 22.100 dosis ocultas en el fondo de una valija. Venía de estar en Holanda y España y había llegado en un vuelo de TAM, previa escala en Brasil. Y el 14 de ese mes, arrestaron a un inglés que pretendía ingresar 39.100 unidades (11 kilos de droga)”, describieron.

Noviembre fue uno de los meses más movidos para la Aduana, con más de 71.700 dosis de éxtasis decomisadas. Aunque diciembre no se quiere quedar atrás: ya llevan más de 40 mil unidades incautadas con las dos holandesas detenidas esta semana, una de las cuales ya duerme en la Unidad 31 de Ezeiza.

Para el Juzgado Penal Económico N°1, a cargo del Ezequiel Berón de Astrada, ésta tampoco fue una quincena tranquila para estar de turno con el aeropuerto de Ezeiza. El 3 de diciembre se detuvo allí a un ciudadano de Surinam que llegó al país, previa escala en Brasil, con 47 cápsulas ingestadas que contenían medio kilo de éxtasis en polvo. Cuatro días después, un italiano de 30 años fue detectado con 19 cápsulas en el interior de su cuerpo, algo así como 170 gramos, informaron fuentes de la causa.

Los voceros también destacaron el caso de un joven de 20 años de Los Polvorines, quien el 6 de diciembre fue capturado tras recibir una encomienda con 47 pastillas de éxtasis que venían de Holanda. “Tras permanecer detenido un día, se acogió a la Ley del Arrepentido y contó que le estaba por llegar a su casa otro paquete del mismo proveedor con más píldoras. Y así fue”, señalaron. A este acusado le espera una condena que puede ir desde los 4 años y medio hasta los 16 años de prisión.

Las fuentes destacaron que este caso es un ejemplo de una modalidad en crecimiento:la droga se compró por Internet con bitcoins (una moneda virtual). “Los decomisos en encomiendas superan a los que se hacen en vuelos o por ingesta”, señalaron voceros aduaneros. “El servicio puerta a puerta ha abierto la canilla para los envíos de drogas desde el exterior”, agregaron.

“Habría que charlar con el Ministerio de Seguridad la manera de ver cómo se pueden mejorar los controles del correo, porque el paquete que le llegó a este chico de Los Polvorines superó el escaneo de rayos X. La droga estaba contenida en unos cartuchos que Gendarmería tuvo que serruchar, porque no había forma de abrirlos. Las medidas que toman los proveedores son cada vez más eficientes para no ser detectados”, concluyeron las fuentes.