Procesaron a un presunto traficante de una nueva droga de diseño

1069

La Cámara Federal porteña procesó a un supuesto traficante de una nueva droga de diseño denominada «metilona», incluida en la lista de estupefacientes hace más de un año y cuyos efectos son similares a los del éxtasis.

La Sala Segunda del tribunal dispuso el procesamiento por «almacenamiento con fines de comercialización de sustancias medicinales y mercaderías peligrosas para la salud, disimulando su carácter nocivo».

El imputado tenía en su poder 1.400 pastillas de metilona, que pese a sus características en el momento en que le fueron secuestradas «no figuraba en el decreto que incluye las sustancias estupefacientes».

Los camaristas Martín Irurzun y Eduardo Farah admitieron tácitamente que este tipo de sustancias «escapan al marco de la ley 23.737 (ley de drogas), pero son igualmente peligrosas para la salud y, por lo tanto, alcanzadas por el artículo 201 del Código Penal, que persigue esa conducta cuando además se disimula su nocividad».

Los hechos ocurrieron el 16 de agosto de 2012, es decir cuando la metilona no figuraba como droga prohibida, pero igualmente sus efectos afectaban a la salud pública, y esa fue la hendija que halló la justicia para disponer el procesamiento.

El artículo 201 del Código Penal penaliza a quien comercialice «sustancias medicinales y mercaderías peligrosas para la salud, disimulando su carácter nocivo».

«La metilona es un análogo del MDMA [éxtasis] y ambas sustancias comparten un parecido químico», aunque la metilona «tiene un tercio de la potencia de la otra», especificó un informe técnico evaluado por el tribunal.