Prisión preventiva para el fisicoculturista platense acusado de abuso y secuestro

1167

El juez de Garantías platense Juan Pablo Massi dictó hoy la prisión preventiva para el fisicoculturista Néstor Monzón, acusado de abusar sexualmente y mantener secuestrada durante casi una semana a una mujer dentro de su domicilio, donde guardaba ropa de la víctima como «trofeo de guerra».

La medida había sido solicitada esta semana por el fiscal Marcelo Martini que investiga al fisicoculturista de 50 años, quien está detenido en la Unidad Penal 34, para enfermos psiquiátricos.

Otra fuente judicial indicó que en los próximos días se realizarán estudios psiquiátricos a Monzón para determinar si el detenido padece problemas mentales o no, y así definir si seguirá alojado en ese correccional o será enviado a una cárcel común.

La prisión preventiva para Monzón fue pedida luego de que el miércoles la mujer secuestrada y abusada sexualmente declarara ante el fiscal y ratificara su denuncia contra el imputado, aunque en esa ocasión no pudo confirmar si en los ataques participaron más personas.

El jueves 3 de noviembre la mujer fue asistida en la calle por vecinos del barrio Norte platense, que notaron que deambulada «en muy malas condiciones, muy golpeada y casi sin poder hablar».

La mujer fue llevada al hospital San Martín, donde se constataron lesiones a nivel genital y varias hemorragias.

Tras las curaciones la víctima manifestó a la justicia que había sido retenida contra su voluntad durante seis días en el domicilio de Monzón, tiempo en el que fue drogada y abusada por varios hombres.

El lunes 14 de noviembre el fiscal Martini dispuso la detención de Monzón, quien fue interceptado en su casa del centro de La Plata, donde intentó atacar con un destornillador al personal policía cuando ingresó por orden judicial.

En la casa del fisicoculturista, de 50 años, secuestraron ropas de la víctima, entre ellas un par de borceguíes que tenían un cartel con la leyenda «trofeo de guerra», un teléfono celular e indumentaria del acusado.

Asimismo, los peritos de la Policía Científica levantaron varias muestras de manchas de sangre de diferentes partes de la vivienda, entre ellas del colchón de la cama de Monzón, que son analizadas.

El fisicoculturista está acusado de «abuso sexual con acceso carnal reiterados, doblemente agravados por resultar un grave daño en la salud física de la víctima y por ser gravemente ultrajante en concurso real con privación ilegal de la libertad agravada», recordaron las fuentes.