Otra vez se negó a declarar el acusado de matar al hincha de Boca

674

El imputado por el crimen del estudiante de ingeniería industrial que fue apuñalado en el corazón a la salida de un bar del barrio porteño de San Telmo por festejar el último triunfo de Boca en la Copa Libertadores, volvió hoy a negarse a declarar al ser indagado con la nueva calificación de homicidio, informaron fuentes judiciales.

El acusado, Gustavo Olivera (52), fue trasladado hoy por el Servicio Penitenciario Federal (SPF) al Palacio de Tribunales, donde el juez de instrucción de la causa, Manuel de Campos, y la fiscal Marcela Sánchez, le ampliaron la imputación que pesaba sobre él, ya que pasó de estar preso por la tentativa, a hacerlo por homicidio simple de la víctima, Edurado Cicchino (26).

Tal como sucedió cuando fue detenido por el caso y fue indagado por primera vez, Olivera se negó a declarar ante el magistrado que subroga el Juzgado de Instrucción 9.

Voceros judiciales indicaron a Télam que el juez De Campos definirá en las próximas horas la situación procesal y todo indica que Olivera quedará procesado y con prisión preventiva por el delito de «homicidio simple», que tiene una pena de 8 a 25 años de cárcel.

Cicchino murió ayer en el Hospital Argerich tras dos semanas de agonía y tres operaciones en su corazón, que fue el órgano afectad por la puñalada que recibió.

El hecho ocurrió el jueves 19 de mayo por la noche en el bar «Seddon», ubicado en la esquina de Chile y Defensa, en San Telmo, donde Cicchino fue junto a un grupo de amigos, al salir de la Universidad Católica Argentina (UCA), donde estudiaba ingeniería industrial, a ver el partido por los cuartos de final de la Copa Libertadores en el que Boca eliminó por penales a Nacional de Montevideo.

El conflicto se inició cuando desde la mesa donde estaban Cicchino y sus amigos gritaron el gol del empate de Boca y, sucesivamente, festejaron el desenlace a su favor por penales.

Un hombre que estaba sentado en otra mesa ubicada en el fondo del bar se molestó por el festejo de los simpatizantes de Boca y comenzó a insultarlos, aunque el incidente no pasó de un intercambio de palabras.

Una vez finalizado el partido, Cicchino y sus dos amigos salieron a la calle y allí el hombre siguió con las provocaciones insultando y empujando a los jóvenes.

Los jóvenes le pidieron que dejara de insultarlos pero, en ese momento, el agresor sacó una navaja y le aplicó una puñalada en el tórax a la altura del corazón a Cicchino, quien cayó herido en la vereda.

Los amigos del universitario y los mozos de la zona ayudaron a retener al hombre, luego identificado como Olivera, quien minutos después fue detenido por personal de la comisaría 2a. de la Policía Federal, que llegó de inmediato a la zona tras un llamado al 911.

En poder de Olivera, empleado y residente en un departamento de un edificio de monoblock ubicado en la calle Debenedetti al 1800, de la localidad bonaerense de Dock Sud, partido de Avellaneda, se secuestró el arma utilizada en la agresión, una navaja metálica negra, con una hoja de 9 centímetros y una empuñadura con la inscripción «Ming Xuan».

Durante la tarde de hoy, personas vinculadas al club y al mundo del fútbol expresaron sus condolencias por el fallecimiento del joven universitario.

Desde la cuenta oficial de Twitter de Boca Juniors manifestaron que el club «lamenta con profundo dolor» la muerte de Cicchino.