Mató a la novia y escondió el cuerpo detrás de un placard

1305

Olga Abasto Coaquira tenía 24 años y era de nacionalidad boliviana. Vivía desde hacía dos en Moreno junto a su novio también oriundo de Bolivia, Benito Sejas Galarza (28), y sus dos hijas de 4 y 7 años. Había radicado varias denuncias por amenazas y lesiones contra Sejas Galarza. Si bien las causas iban avanzando, la Justicia no llegó a tiempo. El martes pasado al mediodía Olga fue asesinada, su pareja escondió su cuerpo detrás de un placard, dentro de la casa que compartían, y le confesó el crimen más de 24 horas después a un amigo de la familia. La habría asfixiado adelante de las nenas, según aseguró al allegado que avisó a la Policía. El presunto agresor escapó, pero lo encontraron a pocas cuadras del domicilio y quedó detenido.

“El martes cuando empezaron a preguntarle por su mujer, Sejas Galarza dijo que se había ido con otro. Al día siguiente por la noche terminó contándole a un amigo de la familia que la había matado”, detallaron desde la Unidad Funcional de Instrucción Nº 8 de Moreno. Y agregaron que “después, el sospechoso le pidió ayuda a su conocido para escapar y le mostró el lugar en el que se encontraba el cadáver de la joven que estaba con una almohada y tapado con una mantita, como si estuviera durmiendo”.

Cuando logró dejar la vivienda, el allegado a la familia –y ahora testigo clave– alertó al 911 y así fue como efectivos de la Comisaría 1° dieron con el cuerpo dentro de la vivienda ubicada en Martínez Melo, entre Monteagudo y San Lorenzo, de “La Porteña”, en Moreno Sur . “Para ese momento, Sejas Galarza se había fugado. Sin embargo, la Policía realizó rastrillajes en la zona y halló al sospechoso a pocas cuadras de ahí (en Hipólito Yrigoyen y San Andrés)”, sumaron desde la UFI Nº 8.

El detenido fue acusado por “homicidio agravado por cometerse contra su pareja, mediando convivencia”, y por configurarse como un caso de “violencia de género” por el que podría ser condenado a cadena perpetua. Aún no está claro qué ocurrirá con las hijas de la pareja, teniendo en cuenta que los familiares de ambos viven en Bolivia.