Mariano Germán Salomón, el último sindicado miembro de la organización criminal rosarina «Los Monos» en ser detenido, declaró este miércoles que «no sentía pertenecer a esa banda» aunque admitió conocer a algunos de sus integrantes, y explicó que no estuvo «tres años fugado» sino que eludió la Justicia «por miedo».

El «Gordo» Salomón (38), detenido el lunes en el partido bonaerense de La Matanza, afirmó hoy en su declaración indagatoria que «no sabía que participaba de eso», en relación a una asociación ilícita.

«Según lo mediático es una asociación ilícita, por los medios uno se enteraba que estaba metido en algo que no es. Yo no soy lo que dicen», aseguró el detenido al rechazar los cargos que se le imputan.

Salomón fue indagado por la jueza de instrucción penal Alejandra Rodenas, en las dos causas en las que era requerido por la Justicia de Rosario desde hace tres años.

En el expediente que se investiga a «Los Monos» como una asociación ilícita destinada a la comisión de delitos como homicidios, amenazas, cohecho, tráfico de estupefacientes, extorsiones y daños, entre otros, Salomón aceptó declarar, informaron fuentes judiciales.

«Niego que yo esté vinculado a una asociación ilícita ya que, si bien conozco a alguno de los miembros nombrados, yo no conformaba parte de esa supuesta asociación», dijo Salomón al escuchar los nombres de los hermanos Ariel Máximo «Gulle» (27) y Claudio «Pájaro» Cantero -asesinado- (27), Ramón «Monchi Cantero» Machuca (33) y otros cabecillas de «Los Monos».

«Yo no sentía pertenecer a esa banda. Estaba en un lugar metido donde no sabía qué era, yo me dediqué toda mi vida a comprar y vender autos», se defendió el acusado, según el acta de declaración a la que accedió Télam.

De acuerdo a la investigación, Salomón se habría ocupado de blanquear dinero de origen ilegal de «Los Monos» a través de la compra-venta de autos en la comunidad gitana, a la que pertenecía su pareja.

«No es que estuve tres años fugado, quise ponerme a derecho pero por miedo no lo hice», añadió el acusado, y le pidió a la jueza Rodenas permanecer preso en la cárcel santafesina de Piñero -donde están alojados otros acusados de la banda-, en lo posible en «un pabellón de iglesia o de conducta para estar tranquilo».

La jueza también indagó a Salomón en una causa en la que está acusado del encubrimiento de los asesinatos de Marcelo Alomar (34), Nahuel César (23) y de la tentativa de homicidio de Norma César (49), quien luego también falleció.

Alomar y César fueron asesinados a balazos la tarde del 28 de mayo de 2013 en Acevedo y Francia mientras se movían en una camioneta Nissan junto a Norma César y su pareja, Claudio Hernández, quien resultó ileso.

Dos días antes cuatro personas habían matado de cuatro tiros en la puerta de un boliche de Villa Gobernador Gálvez al «Pájaro» Cantero, uno de los jefes de «Los Monos».

La Justicia investiga si el doble crimen fue una venganza contra los César, puesto que por esos días se rumoreaba que uno de los que había participado del asesinato del «Pájaro» era Milton César, hermano de Nahuel e hijo de Norma.

Finalmente, por el crimen de Cantero fue procesado -entre otros dos- Milton Damario (27), a quienes los cabecillas de «Los Monos» habrían confundido en un primer momento con César, que lleva el mismo nombre de pila.

La jueza lo acusó a Salomón por encubrimiento al entender que cooperó con otros integrantes de la banda para que eludan o se sustraigan de la investigación judicial del doble crimen.

«Niego el hecho por completo», dijo hoy el «Gordo» antes de abstenerse a declarar.