Un subcomisario mató a un adolescente que supuestamente intentó asaltarlo

1297

Un subcomisario de la Policía de la provincia de Buenos Aires mató hoy de un balazo a un adolescente al que acusó de haberlo asaltado a mano armada en la localidad bonaerense de Bernal, partido de Quilmes, informaron fuentes judiciales.

El hecho ocurrió esta mañana, alrededor de las 10.30, en la bajada de avenida San Martín y Acceso Sudeste, en dicha localidad de la zona sur del conurbano, donde el efectivo, vestido de civil, se dirigía a tomar servicio en la zona a bordo de su Volkswagen Bora.

Fuentes judiciales informaron a Télam que en momentos en que la calle hace una curva y pasa por al lado de una villa, salió de uno de los pasillos de la misma un joven armado con aparentes fines de robo.

De acuerdo al testimonio de algunos vecinos, el muchacho solía asaltar a los automovilistas y antes de apuntar contra el subcomisario lo había hecho con otro conductor que logró esquivarlo, dijeron los informantes.

Según las fuentes, en esas circunstancias el efectivo se defendió con su pistola reglamentaria y disparó contra el sospechoso, que a pesar de resultar baleado alcanzó a esconderse en los pasillos de la villa, donde lo auxilió su padre que lo trasladó al Hospital de Wilde adonde ingresó muerto.

El fallecido fue identificado por la Justicia como Julián Córdoba (16), quien tenía antecedentes penales por robo y tenencia ilegal de arma de fuego, y residía en la villa lindera a la escena del crimen junto a su familia.

Al haber un policía bonaerense involucrado, el fiscal de la causa, Jorge Saizar, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 del Departamento Judicial Quilmes, dispuso la intervención de personal de Gendarmería Nacional.

Los efectivos realizaron esta tarde un allanamiento en la villa en procura de secuestrar el arma de fuego presuntamente utilizada por el adolescente que murió y fueron agredidos por habitantes del lugar que destrozaron uno de los móviles, explicó a Télam un vocero judicial.

Por su parte, el fiscal Saizar se entrevistó con los familiares de Córdoba, vecinos de la villa y también le tomó declaración al subcomisario, a quien le incautó su pistola reglamentaria.

El funcionario judicial también dispuso que el efectivo quede aprehendido mientras resuelve si actuó en su legítima defensa, la principal hipótesis que maneja dado los antecedentes del adolescente muerto y los datos aportados por vecinos que dijeron haberlo visto queriendo robar no sólo hoy sino los días previos, añadió la fuente consultada.

Por el momento, todo indica que el adolescente pudo haberse descartado del arma con la que amenazó al subcomisario cuando se ocultó malherido en los pasillos, por lo que quedaría abonada la versión del efectivo que probablemente recupere la libertad en las próximas horas.