Confirman que el cuerpo hallado es de la médica cordobesa

807
La Voz del Interior

Carina Drigiani Bulla, la mujer de 44 años que estaba desaparecida desde hacía dos días, fue hallada muerta en la localidad de Icho Cruz, según informó la fiscal del caso, Mercedes Balestrini, señalo el diario La Voz del Interior.

El cadáver fue encontrado cerca del arroyo La Aguada, en Icho Cruz, según señaló a La Voz el jefe de la departamental Punilla, Guillermo Cortéz, pero no confirmó si presentaba algún tipo de lesión visible.

La Voz del Interior
La Voz del Interior

En el lugar trabajaron los fiscales Ricardo Mazzuchi y Mercedes Balestrini, quien indicó a Mitre Córdoba que las características del cadáver «coinciden» con las de Carina.

Por otro lado, Gustavo Núñez, abogado de Daniel Baretta, el exconcubino de la mujer que se encuentra detenido, informó a La Voz que la fiscalía le requirió que designe perito de parte para la realización de la autopsia que llevará a cabo en dos horas.

La mujer había denunciado a Baretta por presunta violencia familiar y la Justicia había ordenado que tuviera una custodia policial y botón antipánico, de acuerdo con la abogada de Dreller. Baretta fue detenido e imputado, como publicó este diario.

La Voz del Interior
La Voz del Interior

La mujer fue vista por última vez el martes, cuando concurrió al consultorio donde trabaja como fisioterapeuta, en calle Olegario Correa al 80.

Su actual pareja fue hasta el consultorio alrededor de las 17 y notó que no estaba, por eso se comunicó con la abogada de ella, Diana Domínguez de Dreller. “Su actual pareja me llama y me dice: ‘Carina ha desaparecido’. Acabo de buscar y está el botón antipánico, el celular, la cartera y la computadora prendida”, narró la abogada.

La última vez que se la vio llevaba puesto un pantalón negro de vestir, una chaqueta de blanca y una campera negra como de pluma, de acuerdo con la Justicia.

La Voz del Interior
La Voz del Interior

La actual pareja de Carina señaló que ella “nunca se movía sin su botón” antipánico, y según se informó desde la fiscalía, el dispositivo “no se activó”.

Carina ya hacía más de un año que no convivía con su anterior pareja y padre de sus dos hijos, una adolescente de entre 14 y 15 años y un joven de 17 años. La chica vivía con Carina y el varón, con el padre.

La mujer había denunciado a su ex por violencia familiar, por lo que había solicitado a la Justicia medidas de protección. Desde entonces, contaba con un botón antipánico, recordó la abogada.

El fin de semana Carina había recibido amenazas de muerte a través de mensajes de texto de un teléfono celular anónimo, motivo por el que se presentó con la abogada en la fiscalía de Balestrini, quien había resuelto tomarle declaración.

Carina estaba muy perturbada a raíz de las amenazas, cuyo contenido la abogada prefirió resguardar por el trabajo en curso de la Justicia. Balestrini ordenó el lunes al mediodía que Carina contara con una consigna policial, algo que se efectivizó el mismo día cerca de las 22.