Le niegan prisión domiciliaria al colombiano «Mi Sangre»

810
Télam

La Cámara Federal de Casación Penal (CFCP) negó otorgarle la prisión domiciliaria al presunto narcotraficante colombiano Henry de Jesús López Londoño, alias «Mi sangre», detenido en la Argentina desde 2012 a pedido de Estados Unidos.

En otro fallo, el mismo tribunal también denegó un pedido de la defensa para que se excarcelara al imputado, quien tiene un pedido de extradición para ser juzgado por el Tribunal Federal de Primera Instancia para el Distrito Sur de Florida por comercialización de estupefacientes.

Al pedir que la detención que cumple en el penal de Ezeiza se transforme en domiciliaria, López Londoño (45) sostuvo que su situación actual obstaculiza el contacto que debe mantener con sus abogados para el mejor ejercicio de sus derechos.

«Mi sangre» expuso la necesidad de un contacto «directo y fluido» con sus abogados en EE.UU y en Colombia, y las dificultades que en una unidad penitenciaria le trae aparejada de comunicación con sus defensores.

La sala IV de la CFCP evaluó que el argumento expuesto no configura ninguna de las causales previstas por la ley (ser mayor de 70 años, una enfermedad terminal o el caso de embarazada o madre de un menor de cinco años a su cuidado) que posibilitan el otorgamiento de la prisión domiciliaria.

El fallo que se opuso a la concesión del beneficio fue firmado por los camaristas Mariano Borinsky, Ana Marí­a Figueroa y Gustavo Hornos.

En ocasiones anteriores la CFCP se opuso a pedidos de excarcelación de López Londoño porque «podrí­a formar parte de una organización de gran magnitud» dedicada al narcotráfico y, en libertad, disponer de medios económicos como para eludir el accionar de la justicia.

López Londoño fue apresado el 30 de octubre de 2012 cuando cenaba junto a allegados y custodios en el restaurante «Fettucine Mario» del partido bonaerense de Pilar.

El operativo de detención estuvo a cargo de la entonces Secretarí­a de Inteligencia (SI), que contó con la colaboración de la Dirección de Policí­a Judicial Colombiana y de Interpol Colombia.

López Londoño, que habí­a ingresado diez meses antes al paí­s, tení­a pedido de captura internacional, acusado de ser jefe del cartel «Los Urabeños», y estaba negociando desde hace algunos meses su entrega ante la Justicia de su país.
Pese a que EE.UU pidió formalmente su extradición apenas dos meses después de la detención, la defensa de «Mi Sangre», a cargo de Carlos Broitman y Juan José Ribelli, presentó numerosos recursos ante la Justicia para recusar a distintos jueces que iban interviniendo en su causa.

Además, logró suspender en dos ocasiones el juicio que debe efectuarse antes de ser enviado al tribunal de Florida, ya que su intención es quedarse en el país, donde viven su esposa y sus hijos.