La gestión del nuevo jefe de la Federal apuntará a combatir narcotráfico

961

El flamante jefe de la Policía Federal Argentina (PFA), comisario general Néstor Ramón Roncaglia, aseguró este martes que su gestión apuntará a combatir «la esclavitud química que produce el narcotráfico», al que calificó «uno de los delitos más aberrantes de los últimos tiempos», y que estará enfocado a «todos los delitos federales», entre ellos al terrorismo, la trata de personas y a la mafia de los medicamentos.

El jefe de la Federal y la subjefa, la comisaria general Ester Mabel Franco, fueron puestos este martes oficialmente en funciones por la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, en un acto que se llevó a cabo a las 10 en el Patio de las Palmeras del Departamento Central de la PFA, ubicado en Moreno 1550 de la Ciudad de Buenos Aires, donde además estuvieron presentes el secretario de Seguridad nacional, Eugenio Burzaco, y los salientes jefes de la fuerza, Román Di Santo y Héctor Tebes.

Se trató de una ceremonia de tono formal, con decenas de banderas argentinas decorando las paredes y los dos niveles de balcones que dan el patio central del cuartel de PFA.

Allí, ante un público de cientos de personas entre los que destacaban autoridades de otras fuerzas de seguridad, tanto federales como provinciales, miembros del Poder Judicial, familiares y allegados a los nuevos jefes, la ministra Bullrich despidió en primer lugar a Di Santo y a Tebes.

Luego de entregarles plaquetas y diplomas en reconocimiento por sus largas carreras en la fuerza -33 en el caso de Tebes, 40 en el de Di Santo-, se procedió a la lectura del decreto 472/16 por medio del cual el presidente de la Nación, Mauricio Macri, designó oficialmente a las nuevas autoridades de la PFA.

Roncaglia, quien hasta ahora se desempeñaba al frente de la Superintendencia de Drogas Peligrosas, dijo sentirse «súper orgulloso» por la responsabilidad de dirigir la fuerza, y aseguró que, «juntamente con la señora Franco», va a «hacer lo mejor» al frente de la policía.

«A los hombres y mujeres de la Policía Federal: la sociedad en este momento espera mucho de nosotros, entonces los estoy invitando a que nos acompañen en esta gestión, que trabajemos en equipo. Se hizo mucho hasta ahora pero hay mucho más por hacer», dijo Roncaglia, al valorar la gestión saliente.

El jefe de la fuerza manifestó que a partir de ahora hay un «cambio en el esquema de trabajo, la Policía Federal no es solamente la policía de un lugar geográfico, es la policía de todo el país» y que está «ante el desafío de federalizar la Policía Federal, ir hacia el interior».

Si bien aseveró que el trabajo de la PFA estará enfocado en «todos los delitos federales» como el «terrorismo, la trata de personas, los medicamentos falsos», Roncaglia hizo especial énfasis en que uno de los principales ejes de su gestión apuntará contra «uno de los delitos más aberrantes de los últimos tiempos, que es la esclavitud química que produce el narcotráfico».

El acto se cerró con el discurso de la ministra Bullrich, que también coincidió en destacar el «sabor amargo» que significa que dejen su cargo Di Santo y Tebes.

La funcionaria dijo que la elección de Roncaglia y «por primera vez en la historia de la institución policial a un mujer como subjefa de la PFA» porque tienen «el perfil» indicado «para esta nueva etapa».

«Ya no es más la fuerza policial que ayuda al ciudadano de una ciudad, de acá en adelante va a ser la Policía Federal de todos los argentinos», manifestó Bullrich, y agregó que la fuerza llevará a cabo una «reconversión en una policía de investigaciones», donde «la tarea científica, la inteligencia criminal, la investigación sobre el delito complejo y el narcotráfico sea el gran norte».