Autopsia a “Cheff Bonzay”: Lo ejecutaron de un balazo en la cabeza

1213

El informe de la autopsia realizada sobre el cadáver del fotógrafo de producciones eróticas Paulo Arce, encontrado asesinado el jueves último en su estudio de la localidad bonaerense de Caseros, reveló que murió de un disparo en el cráneo y que además le habían dado cinco puñaladas en la espalda, informaron fuentes judiciales.

Los investigadores del caso analizaban las grabaciones de las cámaras de seguridad instaladas en la zona, en busca de imágenes que permitan identificar al atacante.

Según dijeron fuentes allegadas al expediente, durante la necropsia llevada a cabo sobre el cuerpo de Arce (44), también conocido por el apodo de “Cheff Bonzay”, los peritos forenses constataron que además de las heridas punzo cortantes en su espalda, que fueron observadas en una revisión superficial efectuada en la escena del crimen, la víctima tenía también un disparo en la cabeza.

Es que si bien los peritos encontraron en el lugar el casquillo de una bala calibre 9 milímetros, la herida en el cráneo no se notaba a simple vista por el cabello de la víctima.

De acuerdo con el relato de las fuentes, los pesquisas creían este fin de semana que Arce resistió el ataque, que el asesino logró herirlo inicialmente de cinco puñaladas en la espalda, tres de ellas de gravedad, y que finalmente lo sometió en el piso y lo ejecutó.

“Cheff Bonzay” era un hombre corpulento y de gran estatura, por lo que los investigadores no descartaban que en el crimen haya intervenido más de un asesino.

En el estudio del fotógrafo fue hallada también una almohada ensangrentada que en las últimas horas se confirmó que tenía un agujero de bala, por lo que los expertos procuraban determinar si el homicida la utilizó con la idea de silenciar la detonación del arma.

Arce fue encontrado el jueves minutos antes de las 11 en un gimnasio en desuso en el que vivía y tenía montado su estudio, ubicado en Mariano Moreno al 4400, en la localidad bonaerense de Caseros, en el partido de Tres de Febrero.

Una joven con la que la víctima se había citado por unas fotos llegó al lugar y como no obtenía respuesta al tocar el timbre, avisó a la propietaria de la vivienda que vive detrás del estudio, quien finalmente entró y descubrió el cuerpo en el suelo en medio de un charco de sangre.

La muerte se produjo entre las 9.50, cuando Arce se comunicó por última vez por chat con un amigo, y las 10.50, cuando llegó al lugar la mujer con la que se había citado.

Ese es el lapso horario en el que este fin de semana se concentraban los especialistas informáticos abocados al análisis de distintas grabaciones de cámaras de seguridad de la zona, en las que procuraban encontrar imágenes útiles para esclarecer el crimen.

El ingreso al domicilio no estaba violentado, por lo que la principal hipótesis de la investigación es que Arce conocía al asesino y que él mismo le permitió pasar al lugar.

Voceros cercanos al expediente indicaron a Télam que la fiscal de San Martín interviniente en el caso, Liliana Tricarico, estudiaba si el homicidio pudo estar relacionado con una de tres actividades que desempeñaba Arce: el narcotráfico, la pornografía y el de los clubes de motos.

Con respecto a la primera, los policías incautaron en la escena unos 750 gramos de cocaína de máxima pureza y encontraron elementos que permiten sospechar que el fotógrafo efectuaba su fraccionamiento en el lugar para su posterior venta al menudeo.

Tras esos hallazgos, Tricarico no descartaba que el crimen haya podido estar enmarcado en un ataque narco.

En tanto, los investigadores estudiaban también hoy si el homicidio puede estar vinculado tanto con el ámbito de la fotografía erótica y pornográfica al que se dedicaba, como al de los “moteros”, ya que Arce acababa de ser aceptado como miembro de un grupo llamado “Pistones Moto Club Argentina”.