Masacre de Flores: Matías Bagnato pide cambios en las leyes

1735

Fuente www.bigbangnews.com

El 17 de febrero de 1994 Fructuoso Alvarez González incendió un chalet en Baldomero Fernández Moreno 1906, del barrio porteño de Flores. Murieron José Bagnato (42), su mujer Alicia Plaza (40), sus hijos Fernando (14) y Alejandro (9), y Nicolás Borda (11), un amigo que se había quedado a dormir.

“La masacre de Flores” -una venganza de González contra Bagnato por una deuda comercial- tuvo un solo sobreviviente: Matías, entonces de 17 años, saltó desde la ventana de su habitación en el primer piso.

El asesino fue condenado a perpetua en 1995 pero en 2004 lo extraditaron a su país natal, España, donde quedó libre en 2008. “Preguntó por mí y me dijo: ‘estás muerto’ y me cortó. Lo hizo varias veces”, contaría más tarde Bagnato, que vive bajo el programa de testigos protegidos.

fruc.jpg_1080524493

González cayó nuevamente en 2011, pero desde entonces Matías teme por la posibilidad de que reciba salidas transitorias, ya que se cumplieron las tres cuartas partes de la condena real de 25 años. “Soy su cuenta pendiente”, suele decir.

A 22 años del crimen, busca un cambio en la legislación. La Cámara de Casación Penal rechazó en diciembre los pedidos de la defensa basándose en las pericias psicológicas.

La Ley de Ejecución Penal marca que cuando las causas ingresan a los juzgados de esa órbita, las víctimas ya no reciben notificaciones ni pueden presentar apelaciones o peritos de parte.

“Queda expuesta tu vida, te podés encontrar al asesino en la puerta”, insiste Matías, que juntó 188 mil firmas en Change.org para cambiar la norma.

Bagnato ya está activando los mecanismos políticos. En abril de 2015 presentó el tema ante Aníbal Fernández en la Casa Rosada, pero el proyecto para incluir a las víctimas en los procesos de Ejecución Penal no avanzó.

El mes pasado retomó las gestiones con el nuevo ministro de Justicia, Germán Garavano: le pidió que lo recibieran el Presidente y el jefe de Gabinete. Este lunes recibió un mail de la secretaría de Comunicación de la Nación, donde le prometieron avanzar en una entrevista con Marcos Peña.

En 2002 Bagnato ingresó a la casa de Gran Hermano. Había perdido su trabajo como comisario de abordo en Dinar, una línea aérea que acababa de quebrar.

[youtube]https://youtu.be/DiXTUbGbdLU[/youtube]